Archivo de la categoría: El Salvador

Mis deseos para El Salvador en 2013

Estándar
El Salvador... de colores

El Salvador… de colores

Es bueno tener propósitos, buenos deseos para los demás y para nosotros. Al fin y al cabo pareciera que somos un mismo cuerpo en el que si una parte no funciona afecta al resto. Y por eso en este día, último del año, final de un ciclo e inicio de uno nuevo, escribo lo que deseo para este país y su gente, para toda su gente sin distinción.

Siendo un pueblo grande, en el que los prejuicios y creencias obsoletas parecieran mantenernos en el atraso deseo que los salvadoreños comprendamos de una vez por todas que:

No existen ciudadanos de primera, segunda, tercera, o quinta. Que todos somos iguales. Sólo somos seres humanos.

Las diferencias de creencias religiosas o ideologías políticas, o cualquier otro tipo de diferencia sólo son eso DIFERENCIAS; pero ni una ni otra es mejor o peor. Y las personas no deberían creerse mejores o peores por abrazar una de esas “diferencias”.

No está mal desear tener una mejor vida… la vida es acerca de buscar ser mejores cada día en infinidad de sentidos. Cada uno tiene derecho a encontrar su “mejor” ser.

Abandonar el juicio es importante para dejar de estar divididos como nación.

La ley y la libertad deben aplicarse de la misma forma para todos. La justicia no será real mientras existan individuos o grupos a los que la ley no alcance, o esta no se aplique de igual forma para todos, o el dinero y los contactos faciliten un “tipo” de justicia diferente que para el resto.

Cultivar la conciencia social (preocuparse por los demás y hacer algo para ayudarlos) es clave para alcanzar la paz que tanto anhelamos los salvadoreños. Y el compromiso personal de cada ciudadano por hacer cambios en su entorno, es importante para procurar el bienestar para las mayorías.

Dejar de esperar que un milagro o que otros solucionarán los problemas personales y de la nación, es sólo el principio para que asumamos -de forma individual y colectiva- que tenemos mucho que aportar para hacer de este un mejor país.

Sueño con que este país sea más consciente, más responsable, más educado, más justo. Y no quiero dejar de soñarlo así, porque si no lo imaginamos en positivo tampoco haremos las cosas que nos corresponden para avanzar poco a poco y en determinadas áreas prioritarias, como la educación y el acceso a la justicia. O acaso ¿creemos que es mejor caer en el abandono de la indiferencia y falta de esperanza?

21-12-12

Estándar

Nací… hace varios años un 21 de diciembre. No daban muchas esperanzas de que sobreviviera porque estaba débil y pesaba menos de 5 libras al nacer. Mi mamá había tenido un embarazo complicado y la mitad de la placenta se le había paralizado durante casi todo el embarazo.

Hoy, varias décadas después, estoy aquí bien crecidita y fuertecita. Descubriendo mis orígenes y sintiéndome muy orgullosa de ellos. Estar aquí para celebrar mi cumpleaños en un día tan especial para la cultura maya me tiene entusiasmada, pero sobre todo tratando de profundizar en el verdadero significado que estos tiempos tienen para nuestra vida actual.

La invitación a la ceremonia maya en San Andrés

La invitación para la ceremonia maya en San Andrés

De lo leído en los últimos años, los mayas fueron una cultura muy avanzada, inventaron el cero y tenían calendarios diferenciados para la siembra, para lo espiritual y para la vida cotidiana. Sus calendarios son  precisos y a través de ellos hemos podido conocer su visión de la vida y de lo que los rodeaba.

El calendario de la cuenta larga que indica -según los expertos- que un ciclo finaliza y uno nuevo inicia el próximo 21 de diciembre de 2012, tiene un significado espiritual importante.  Y según varias interpretaciones los Mayas no hablaron de un fin catastrófico, sino de un inicio de ciclo que viene acompañado de transformaciones para la vida de este mundo y sus habitantes.

Mucho se ha dicho, escrito, y especulado al respecto. Personalmente voy a celebrar esta fecha, no sólo porque es el día en que nací, sino porque me parece hermoso vincularme con mis antepasados y sus formas de ver la vida que integraban lo sagrado con lo cotidiano; el amor y respeto por la vida y la naturaleza.

Todavía hay mucho que descubrir de ellos, sus creencias y valores y su particular forma de ver la vida. Y sobre todo celebrar que nos ha tocado asistir a este tiempo en el que, según los mayas, iniciamos “un nuevo ciclo de luz para la humanidad”.

Consejos de negocios para mujeres

Estándar

Nell Merlino (@NellMerlino) es la presidenta de la ONG “Count Me In, for women economic independence“, que apoya a mujeres para que logren desarrollar exitosamente sus negocios.  Ella viaja por el mundo para asesorar y contribuir a eliminar esas barreras que no nos permiten alcanzar el éxito y también para promover un movimiento que contribuya a formar redes de mujeres.

Nell Merlino. Foto cortesía de Embajada de los Estados Unidos de América en El Salvador

Su presentación fue inspiradora y clarificadora sobre la naturaleza femenina. Quiero compartirles algunas de sus ideas.

1. Las mujeres debemos aprender a establecer redes y relaciones de trabajo. Cuando nos juntamos es natural conversar de nuestras familias, pero no acostumbramos a hablar de lo que hacemos como profesionales o mujeres de negocios; y esto debe cambiar si queremos crecer. Tenemos que conversar sobre negocios y explicar nuestras habilidades profesionales o laborales en los diferentes ambientes en los que nos movemos. Esto es algo que los hombres hacen todo el tiempo y de esta forma encuentran oportunidades e ideas.

2. Las mujeres debemos conocer a profundidad cuáles son nuestras mayores habilidades y buscar trabajos, profesiones y negocios relacionados con ellas. Porque quien desarrolla su trabajo alrededor de las cosas en las que es buena, sin duda alcanzará el éxito.

3. Debemos hacer solo las cosas en las que somos las mejores. El resto debe hacerlo alguien más (delegar). Porque enfocándonos en lo primero, lograremos más éxito y visibilidad.

4. Sí se puede tener mas tiempo libre. Para ello debemos atraer a nuestro negocio o equipo de trabajo personas comprometidas y colaboradoras.

5. Tenemos miedo de crecer porque creemos que tendremos que hacer TODO solas.

6. Debemos abandonar esa creencia de que somos perfectas y súper mujeres y que debemos esperar el momento perfecto para iniciar nuestro negocio soñado. Si esperamos a que todo sea perfecto, nunca cumpliremos nuestros sueños.

7. Debemos tener una visión amplia, planificar nuestros negocios y tener un objetivo concreto. Un plan de negocios de UNA página!

8. Para encontrar una idea de negocios podemos identificar aquello que nos molesta o un problema que queremos solucionar y CREAR un producto o un servicio que lo resuelva.

9. La innovación es clave para los negocios y es importante hacerse siempre preguntas: ¿qué está haciendo falta que yo pueda suplir? ¿Es un producto o un servicio? ¿Cuál es el tipo de legado que quiero dejarle a mis hijos, a la sociedad? Pensar en esto ayuda a crear negocios buenos.

10. Sí se puede ayudar a otros con nuestras ideas de productos y servicios. Pero también hacer dinero con ellas.

11. La confianza personal crece cuando reconocemos nuestras mejores habilidades. Es un trabajo individual que debe hacerse desde adentro. Todas somos buenas en algo, hay que encontrarlo y desarrollarlo, eso genera mucha confianza.

12. Las finanzas son críticas, en un negocio se debe establecer cuál es el punto de equilibrio para identificar cuánto se requiere vender.

13. Debemos perder el miedo a pedir ayuda cuando no sepamos algo en relación con nuestros negocios o profesiones.

Abrumada….

Estándar

Amanecí malhumorada. sali a caminar y me sentía incomoda, molesta, preocupada. Estuve pesada con mis perritas, no estaba disfrutando ni el espacio, ni el momento. Decidí dejar de pensar, concentrarme en mi caminata y sobre todo respirar. Me costo mucho.

Pero después de un buen rato, lo conseguí, reconocí el malestar que sentía y descubrí que era porque estaba abrumada con toda la información que ví y leí ayer acerca del asesinato de Helene. Es terrible como nuestro inconsciente absorbe todo lo que nos rodea y sin darnos cuenta va organizando nuestra realidad. Y vivimos tan de prisa, que no hay espacio para reflexionar, reconocer nuestros sentimientos y limpiar…

Es doloroso lo que a Helene y a otras jóvenes les ha sucedido. Doloroso, triste y preocupante. Porque este no es un caso aislado, es la historia de todos los días en El Salvador. Vivimos en este país violento, hay que aceptarlo, pero debemos hacer un esfuerzo y continuar. Ser conscientes de los peligros, protegernos tanto como podamos, pero seguir adelante.

Cómo hacerlo? No lo sé… abrumada e impotente…

¿Libros de autoayuda, semillas de cambio?

Estándar

La industria de los libros de autoayuda genera millones de dólares. Según la revista Forbes se vendieron 11 mil millones de dólares en 2008 en libros, e-books, cd´s y cursos relacionados con la autoayuda. El Informe sobre la Actividad Editorial en México 2009, de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), informó “que el volumen de este mercado representó 224,512,334 millones de pesos.”

¿Por qué venden tanto este tipo de temas? ¿Son en realidad fórmulas mágicas las que nos ofrecen libros como El Secreto, El Poder del Ahora, y una infinidad de títulos más?

Personalmente considero que los libros, del tipo que sean, siempre tienen un poder transformador en la persona que lee. Una sola pieza de información nueva puede sembrar una semilla de cambio en la mente del lector.

Eso son los libros de autoayuda para mí. Piezas de información que nos muestran caminos para la transformación. Los hay buenos, basados en estudios científicos acerca del funcionamiento de la mente y cómo podemos modificar nuestra realidad cambiando nuestras creencias más profundas; otros, fuertes motivadores para corregir problemas con las finanzas o el desarrollo laboral. También están aquellos que orientan para establecer un diagnóstico de la calidad de vida con respecto a la familia, lo personal o lo profesional.

Pero, ¿Pueden estos libros, por sí solos, transformar a sus lectores de formas rápidas y mágicas? La respuesta es: NO. Al menos es lo que creo desde la experiencia personal; la información sin acción no tienen ningún poder.

Y el poder lo tiene un individuo que inicia una búsqueda por comprenderse, que deja de culpar a otros por el estado de su vida y que toma el control de ella. El poder está en ese que lee, pero además reflexiona; y toma decisiones desde su más profundo interior. Y a pesar que los resultados tardan en manifestarse, su compromiso con el cambio permanece.

En ese viaje, los libros son acompañantes que siembran ideas para avanzar o encienden alertas que invitan a reflexionar.

De este tipo de libros los hay buenos, no tan buenos y otros realmente malos, como todo en la vida. Estos generalmente se basan en conceptos psicológicos y buscan llevar al lector a la reflexión acerca del estado de su vida interior, que es lo que al final motiva la toma de decisiones que estancan o permiten avanzar.

Si alguien cree que los libros de autoayuda le ofrecerán un secreto mágico, se llevará una enorme decepción. Si los toma como referencia y los lee con escepticismo, pero con curiosidad, sin duda algo resonara en su interior y probablemente a través de ellos siembre una pequeña semilla de cambio.

Conscientes de la niña y la mujer

Estándar

Soñar, no cuesta nada.

En el mundo del S. XXI, las mujeres todavía sufrimos discriminación, abuso psicológico, laboral y sexual, entre otros flagelos que minan nuestra naturaleza femenina. Por alguna razón, en algunos entornos, todavía existe la convicción que las mujeres valemos menos que los hombres.

Esto se refleja en muchos ámbitos de la vida de niñas y mujeres. Familiares que se “creen” con el derecho de abusarlas sexualmente o prostituirlas, utilizándolas como simples objetos de placer o de “conveniencia” económica. Hombres, en puestos de dirección, que deciden no contratar mujeres porque piensan que no serán tan “productivas”. La sociedad nos ha asignado el rol de ser prácticamente las únicas responsables de criar y educar a los hijos; por lo que trabajo y hogar son como agua y aceite, incombinables. Se pagan salarios menores con respecto a los de los hombres por el sólo hecho de ser mujeres; se ignora una opinión femenina en medio de grupos mayoritariamente masculinos; o se contratan sólo por el hecho de ser atractivas físicamente obviando la experiencia o conocimientos requeridos para un determinado puesto.

Ya no digamos esos chistes de mal gusto acerca de las mujeres; una forma cobarde para desprestigiar y minimizar lo femenino. Lo más triste de todo esto, es que muchísimas mujeres celebran junto a los hombres ese tipo de expresiones; y además permean, nutren y sustentan, en hijas e hijos, esas creencias machistas, como por ejemplo el que una mujer debe ser dulce y jamás expresar su opinión o contradecir a su padre, hermano, jefe o esposo.

Estos y otros comportamientos, suelen tener formas sutiles y pasar desapercibidos hasta por quien los sufre. Ignorarlos no hace que desaparezcan sino que cobran más fuerza en medio de la cotidianidad en la que se suceden, debilitando la estabilidad emocional, física y económica de una niña o mujer.

La escritora mexicana, Elena Poniatowka recoge en su novela biográfica sobre la pintora surrealista de origen inglés, Leonora Carrington (1917-2011) una frase de la protagonista: “Hay algo que tengo que preservar adentro, algo que si dejo que destruyan no voy a recuperar”. Expresión que me resultó un pensamiento y un sentimiento conocido.

Siempre ha existido algo dentro de mí que se ha revelado contra esas creencias limitantes; y en una sociedad como la salvadoreña, provinciana y limitada, mi necesidad por sentirme en control y en libertad me ha llevado a buscar formas concretas para hacer alguna diferencia en mi entorno y modificar esas creencias dañinas.

Las mujeres necesitamos mantener intacto eso que llevamos dentro, que es una fortaleza natural, que no debería ser tocada, ni amenazada, o vulnerada por nadie. Somos seres fuertes, capaces, inteligentes y sensibles. La tarea es seguir avanzando, pero no para ser como los hombres, sino para desarrollar nuestra propia presencia y personalidad.

Modificar esas creencias, instaladas profundamente en la psique colectiva de las personas, respecto a la feminidad y las mujeres es un proceso que todavía tomará muchos años. Pero no queda otra opción mas que aferrarnos a ese sueño y sembrar nuevas y positivas convicciones para cosechar cambios definitivos en el tiempo.

Motores de vida

Estándar

Desde mi ventana personal…

¿Quién conoce a ciencia cierta cuáles son las pasiones que rigen su vida? Personalmente me ha costado mucho tiempo identificar las mías. Reconocer qué es lo que nos motiva en la vida, tal vez sea fácil para algunos, pero no parece que sea un camino accesible para la mayoría.

En mi caso, después de mucho tiempo de observación, de tiempo a solas, de rellenar cuestionarios y leer libros que orientan en ese sentido, identifiqué tres que quiero comentarles. Las pasiones son motores de vida a las que hay que dedicarles el mayor tiempo posible para alimentarlas, fortalecerlas o modificarlas cuando sea necesario.

Primero, me apasiona, la búsqueda constante por el autoconocimiento. Un ejercicio que requiere mucha atención, paciencia y sobre todo valor. ¿Puntos en contra? A veces puede resultar doloroso comprobar que lo que tanto criticamos en otros también es parte de nuestra forma de ser y actuar. Conocernos profundamente puede llevarnos a tomar decisiones que, en ciertos momentos de la vida, no son posibles de ejecutar y eso, puede provocar frustraciones. Sin embargo siempre existe algo, por mínimo que sea, que puede hacerse para cambiar aquello que no nos gusta.

¿Puntos a favor? Observarse es conocerse a fondo y al hacerlo, asumimos control sobre nuestras vidas y dejamos de ser  arrastrados por las decisiones de otros o las circunstancias. Este proceso requiere valentía, pero el desarrollo de esta característica reafirma nuestro poder como individuos pensantes, pero sobre todo con capacidad para decidir lo más conviente a nuestros propios intereses. ¿Egoísta? Para nada. Nadie que no se sienta libre, que no se ame a sí mismo y que no sepa qué quiere de la vida, puede ofrecer eso a otros.

La auto observación busca, en esencia, un sentido o un mensaje en cada intercambio con otras personas o situaciones.

…la vista es…

Segundo, confío plenamente en la capacidad que posee cada individuo para autogestionar su destino. Por supuesto que esto no es fácil ni se consigue de un día para otro y mucho menos se compra con dinero. Todo lo que vale la pena, requiere esfuerzo y paciencia. Pero con preparación, información adecuada y confianza, se puede vivir una vida con sentido, libertad y responsabilidad.

¿Puntos a favor? Libertad, mucha libertad. ¿Puntos en contra? no hay nada que exija mayor responsabilidad que la Libertad.

Tercero, viviendo en una país machista creo en lo femenino y lo que significa: dulzura, capacidad de amar, de equilibrar; la esencia femenina es un poder transformador. El mundo vive en guerra porque desde hace más de cinco mil años esta dirigido únicamente por una fuerza vital: lo masculino, aquello que está orientado hacia la actividad, la practicidad y la fuerza física. Sin embargo, la humanidad necesita, a gritos, recuperar el equilibrio entre lo masculino y lo femenino. Pareciera que sólo esta búsqueda puede rescatarnos de esa carrera hacia la autodestrucción.

Pues con estas tres  pasiones es que vivo leyendo, conversando, participando y atreviéndome, muchas veces, a filosofar.

Guía para evadir campañas políticas

Estándar

Puedo estar equivocada, pero las campañas políticas en El Salvador están llenas de palabras vacías, promueven el enfrentamiento ideologizado y violento, carecen de una discusión honesta de los problemas reales de este país y sobre todo, duran demasiado tiempo, irrespetando de entrada la ley que regula a la comunicación política; y provocando una perdida de eficiencia económica y social para el país y para sus ciudadanos.

Conversando en twitter, surgió una idea: crear una guía para evadir la anticipada campaña presidencial que ya inició en El Salvador. Los salvadoreños sabemos, más o menos, como funciona la política criolla: eligen al candidato más popular (o… más obediente), le diseñan una imagen y “definen” sus “promesas”; y así la maquinaria de “venta” se echa a andar a través de entrevistas, visitas, regalos, cancioncitas, camisetas, promesas, llaveros, caras disfrazadas, promesas, promesas y más promesas. ¿Cansado verdad?

#IdeaMillonaria

Así es que para quien quiera aprovechar mejor su tiempo y evitar tanto show anticipado, así como la contaminación (visual y auditiva) en el abuso de la comunicación de los candidatos, comparto algunas indicaciones que podrían ayudarle a diseñar su propio plan de evasión de campañas políticas:

1. Indique, en orden de importancia, cinco aficiones. Si en las primeras tres pone “la política”, deje de leer esta entrada y siga sufriendo.

2. Cuáles de esas cinco aficiones, hobbies, placeres, pasiones le generan gastos económicos o emocionales. De lo que se trata, también, es de identificar lo que no queremos en este plan.

3. Señale los hobbies, placeres o pasiones que vienen de su corazón, le dan felicidad y no desequilibran su presupuesto mensual. No tema escribir “una charla sincera con mis amigos” o “disfrutar del parque con mis hijos”, aunque le suene loco, tonto o poco atractivo.

4. Indique cuánto tiempo dispone para practicar esos pasatiempos versus cuánto tiempo dedica a “revisar” los asuntos de política.

5. Responda a la siguiente pregunta: ¿Si dejara de hablar de política o de pelear por quién es el mejor candidato, o dejara de escuchar sus “promesas”, cree que dispondría de más tiempo para practicar esas sanas y no costosas aficiones?

Si su respuesta es sí, llego a su plan en esencia. Ahora sólo debe identificar, los espacios y los horarios en los que los políticos hablan y tendrá muchas, muchísimas horas disponibles para practicar sus pasiones. De aquí a 19 meses (marzo 2014) calcule cuántas horas le habrá restado al bla,bla,bla político y se lo habrá dedicado a practicar su afición.

A los candidatos hay que leerlos, escucharlos o verlos uno o dos meses antes de las elecciones cuando tienen sus planes medio montados, cuando ya han definido las áreas que atenderán prioritariamente, lo demás es lo de menos, puro show.

Como ciudadana, me niego a prestarme a ese juego de “agitar” a las personas con promesas, promocionales y cancioncitas. Sus palabras deberían ser antecedidas por sus acciones, porque no se puede creer un discurso cuando las acciones de quien lo promueve no son congruentes con sus palabras.

——–

¿Algunas ideas?

1. Libros, hay gratuitos en cantidades industriales en Internet. Comprar libros impresos, nunca será un gasto y las librerías siempre tienen descuentos. Podría juntarse con amigos con intereses literarios comunes y leer algo juntos. Las temáticas son variadas desde novelas, pasando por libros de fútbol, hasta ideas para emprender negocios.

2. Caminar. Esta pareciera difícil por la inseguridad, pero se puede, siempre habrá un espacio en El Salvador para caminar. El Parque Bicentenario es una excelente opción.

3. Arreglar el jardín. Y si no tiene espacio, crear uno con pequeñas plantas, cerca de una ventana. Eso, seguramente le dará gran satisfacción.

4. Ordenar la casa. Sí, el closet, limpiar cualquier espacio. Los seres humanos acumulamos demasiado, seguro encontrará algo que todavía puede ser utilizado o incluso vendido a alguien más que le dará mejor uso.

5. Ecribir un listado de asuntos pendientes y un cronograma para ejecutarlos en 19 meses.

¡Cuánto se puede lograr en 19 meses!

Los salvadoreños como los cangrejos…

Estándar

Recuerdan ese chiste en el que unos cangrejos japoneses permanecen tapados porque siendo tan hábiles, unidos y respetuosos, se pondrían de acuerdo y se escaparían fácilmente. Y los otros, los cangrejos salvadoreños, permanecen en una cubeta destapada y según “su dueño” no pueden hacer nada para escapar “porque cuando uno de ellos quiere ascender, el resto se encarga de derribarlo”.

Triste, pero real. Me acordé de este mal chiste porque un grupo de jóvenes, no sé si aliados por la democracia, o solo twitteros, o qué se yo cuantas etiquetas más, idearon una forma pacífica para protestar y levantar conciencia sobre la crítica situación en la que muchos políticos han colocado nuestro país.

#YoMeVistodeBlanco se llama el movimiento. Y por supuesto que las críticas y las acostumbradas formas para desvirtuar lo que otro salvadoreño hace, no se hicieron esperar. Lamentable actitud que nos tiene estancados desde siempre.

El Salvador vive atrapado en la crítica, la pasividad, el acomodamiento y el miedo. Pero ¿Cómo salir de estos vicios? no lo sé. Sin embargo, conozco a muchos de los jóvenes que están impulsando este y otros movimientos. Son reales, estudian, trabajan, tienen familia, sueños, algunos les gusta la derecha a otros la izquierda, pero esas etiquetas no los han logrado dividir porque creen en que pueden construir un mejor país. Un sueño que quizás la mayoría deseamos, pero no sabemos cómo conseguirlo.

Nos es justo que otros -que probablemente no esten haciendo nada- los ataquen, por eso creo que:

Vistámonos de blanco, es una forma de levantar conciencia, de que los jóvenes y otros salvadoreños mostremos a los políticos que no pueden hacer lo que quieren con nuestro país, no les pertenece, es nuestro y que estamos despertando y entendiendo que sus canciones y falsas promesas, más pronto que tarde, dejarán de ser efectivas.

Justificar al violentador es vergonzoso

Estándar

Del caso del diputado Samayoa, no hay mucho más que decir, todo o casi todo fue reportado por los medios y a través de las redes sociales. Lamentablemente existe un segmento de la sociedad que está tratando de justificar el vergonzoso acto de violencia cometido por este señor.

Preocupa que existan hombres y principalmente mujeres que intenten descalificar a la víctima colocándola como la responsable y casi afirmando que se merece lo que le hizo el diputado.

Sobre este punto, sólo puedo decir que nada justifica el acto violento. El diputado actuó mal, tanto así que las fracciones de ARENA y el FMLN se pronunciaron a favor de quitar el fuero para que enfrente la justicia. Samayoa podría recibir de uno a tres años de carcel.

Mucho dañamos a esta violentada sociedad si los ciudadanos no asumimos al menos una posición de indignación y tomamos conciencia de la grave situación de violencia en El Salvador. Abusos emocionales, físicos y sexuales en niños, niñas, mujeres y hombres mantienen enferma a esta sociedad. Y si no estamos atentos de lo crítico del fenómeno, difícilmente podremos salir de este círculo vicioso.

Los casos de violencia intrafamiliar están a la orden del día. Sólo en el primer trimestre de 2012 la PNC reportó 448 denuncias, siendo San Salvador el departamento en donde mayor registro de denuncias hubo.

Imagen de: ORMUSA observatorio de violencia

Por su parte Unicef (Oficina regional para América Latina y el Caribe) reportó, según cifras oficiales, que “entre el año 2008 y 2010 se registró un total de 12,000 agresiones sexuales en el país y de este número 8,760 casos – casi 73% del total – fueron cometidos contras niñas, niños y adolescentes entre cero a 19 años de edad”.

Ante tan cruda realidad, la organización hizo un llamado urgente: “Es momento para que la sociedad salvadoreña reaccione y haga conciencia sobre la gravedad de este flagelo, pronunciándose porque se tomen acciones legales contra los victimarios, pues seguir en silencio y en una fase de indiferencia es aceptar e invisibilizar este azote en contra de la niñez y adolescencia salvadoreña”.

Respetar la dignidad de cualquier individuo, sin distinción de su origen o de sus creencias religiosas o políticas, es vital para esta sociedad; y mientras sigamos justificando la violencia y desvirtuando a las víctimas, no encontraremos ninguna salida a este problema y por el contrario seguiremos reforzando el modelo machista y de abuso que tanto daños nos ha causado.