Coaching,  como un estilo de vida

Coaching, como un estilo de vida

El coaching se siente y se vive. Es una actitud frente a la vida y al trabajo.

El coaching, como todas las cosas que valen la pena en la vida, requiere de un aprendizaje permanente. Este es un proceso que, con estudio, profundización y practica, le facilita a una persona avanzar activamente hacia sus objetivos. A través de diversas herramientas, las personas aprenden a comunicarse mejor con ellas mismas, a comprenderse y, sobre todo, a gestionarse para impactar de manera positiva sus vidas y las de aquellos con los que se relacionan.

El coaching tiene que pasar por la piel y la experiencia de una persona para aplicarlo a otros después

Quiero compartirte 3 aprendizajes de mi práctica de coaching que me han servido para observar-me y observar a otros con unos lentes más amplios y positivos.

1.Somos seres sociales y comunicadores por naturaleza. Necesitamos estar conectados entre nosotros y con otros. Nuestros sistemas internos (mente, cuerpo, emociones) están comunicándose constantemente, la mayor parte del tiempo sin que seamos conscientes.

2.La escucha es, quizás, la habilidad más importante para establecer una buena práctica de coaching y para desarrollar una comunicación efectiva. Esta se desarrolla en varios niveles. Desde el mas básico que es escuchar información relevante para funcionar en el mundo, hasta los niveles profundos que nos permiten percibir las emociones detrás de las palabras y de las expresiones no verbales. A la escucha se le desarrolla estando atentos, principalmente, a nuestro lenguaje corporal, el lenguaje de nuestras emociones, así como al diálogo de nuestras mentes.

Enfocarse en las posibilidades y avanzar desde ese espacio de oportunidad, es la apuesta de un proceso de coaching

3.Cada persona posee un enorme potencial listo a ser observado y puesto en acción. Las personas no son el problema. Si ellas pueden detenerse, observarse y comprender a profundidad sus circunstancias,  tomarán consciencia de lo que piensan y creen, para reencuadrar, actuar diferente, e intentar nuevas formas de operar en el mundo.

El coaching permite a un individuo potenciarse desde sus fortalezas, aceptando compasivamente aquellas áreas que requieren mejorarse. Enfocarse en las posibilidades y avanzar desde ese espacio de oportunidad, es la apuesta de esta herramienta.

 

 

Deja un comentario