Cuestionar a fondo al patriarca

Cuestionar a fondo al patriarca

Por siglos se ha repetido la creencia falsa que la prostitución femenina es la “profesión” más antigua de la humanidad. En su libro “Calibán y la bruja” la escritora y profesora universitaria de Hofstra en Nueva York, Silvia Federici, presenta ampliamente su visión acerca de cómo en la Edad Media, en Europa y luego a través de la conquista en América, y durante la transición entre el feudalismo y el capitalismo, se despojó a las mujeres de sus principales actividades económicas que estaban relacionadas con el cultivo de la tierra, el oficio de parteras y cuidadoras de la salud, así como de trabajos artesanales, lanzándolas a las calles y dejándoles únicamente dos opciones: ser esposas y madres o ser prostitutas.

Las mujeres requerimos recuperar lo que nos fue expoliado y los hombres, como una obligación moral, deben proveerse su propio proceso para actualizar las creencias tóxicas acerca de lo femenino.

Federeci señala que “las mujeres no hubieran podido ser totalmente devaluadas como trabajadoras, privadas de toda autonomía con respecto a los hombres, de no haber sido sometidas a un intenso proceso de degradación social; y efectivamente, a lo largo de los siglos XVI y XVII, las mujeres perdieron terreno en todas las áreas de la vida social”.

Devaluación de lo femenino

Este proceso, según la escritora, inicia hacia finales del siglo XV cuando los artesanos implementaron una campaña para devaluar el trabajo femenino con el propósito de excluirlas de los talleres. Durante este período se eliminaron muchos derechos de las mujeres, por ejemplo el acceso a trabajos asalariados y a la libre circulación. Además, desde los ámbitos religiosos y culturales se construyó un concepto femenino acerca de sus virtudes y sus vicios. En este proceso, indica, se identifican dos tendencias: “Por un lado la construcción de cánones culturales que maximizaban las diferencias entre mujeres y hombres; y por otro se estableció que las mujeres eran inferiores a los hombres, excesivamente emocionales y lujuriosas, incapaces de manejarse por sí mismas y tenían que ser puestas bajo control masculino”.

Federeci indica que la caza de brujas concluyó la degradación de la identidad social en el que “la definición de las mujeres como seres demoníacos y las prácticas atroces y humillantes a las que muchas de ellas fueron sometidas dejó marcas indelebles en su psique colectiva y en el sentido de sus posibilidades” porque “destruyó todo un mundo de prácticas femeninas, relaciones colectivas y sistemas de conocimiento que habían sido la base del poder de las mujeres en la Europa precapitalista…”.

Siglos de creencias que alimentan la violencia

En la Edad Media, se cultivaron y florecieron esas creencias que continúan alimentando la violencia en contra de lo femenino. Reducirla hasta eliminarla requiere de múltiples actores. La responsabilidad de los adultos es desmontar y construir un nuevo modelo para relacionarnos con lo femenino y lo masculino, y mostrar a las nuevas generaciones que es posible vincularnos desde la sanidad emocional y el respeto.

Según Federecci la caza de brujas, ejecutada en la Edad Media, “destruyó todo un mundo de prácticas femeninas, relaciones colectivas y sistemas de conocimiento que habían sido la base del poder de las mujeres en la Europa precapitalista…”.

Las mujeres requerimos recuperar lo que nos fue expoliado y los hombres, como una obligación moral, deben proveerse su propio proceso para actualizar esas creencias acerca de lo femenino. Las iglesias, por su parte, deben cuestionar a sus patriarcas y replantearse la forma en cómo orientan a sus feligreses en relación a este flagelo que destruye la vida de niñas y niños y el futuro de nuestras familias y sociedades.

La solución empieza por mí, cuando asumo mi poder como mujer, cuando me reconcilio con mi historia y me atrevo a cuestionar a los patriarcas de mi vida, recogiendo lo bueno y desechando lo malo de una vez por todas de mi sistema. Y también cuando activo e invito a líderes religiosos, políticos y empresariales para que se sumen a la tarea de desmontar esas creencias dañinas acerca de las mujeres, nuestros cuerpos y de nuestra participación en la economía.

Este artículo se publicó originalmente en la Revista 7Sentido de La Prensa Gráfica. El artículo original puede leerse aquí

Deja un comentario