El proceso para alcanzar mi Ikigai

El proceso para alcanzar mi Ikigai

Idalia, Directora Ejecutiva de Capedlife y creadora del proyecto #CrecerJoven orienta la sesión inicial.

Este sábado arrancamos un proyecto de largo aliento. Cuatro años en los que acompañaremos a un grupo de más de 60 jóvenes para que desarrollen sus habilidades blandas o inteligencia emocional. Este se realiza bajo los auspicios de  KODIGO, un “emprendimiento social de enseñanza híbrida enfocada a formar a la juventud en programación y desarrollo de software”. Más información sobre este emprendimiento aquí.

El proyecto #CrecerJoven diseñado por Idalia Cabezas, directora ejecutiva de Capedlife, busca aportar sanidad, resiliencia, autoconocimiento, seguridad, liderazgo en estos jóvenes. En el fondo lo que deseamos es contribuir con el desarrollo de la resiliencia y formas saludables para relacionarse desde adentro y con otros a través del Ser y la autenticidad.

Consideramos que a El Salvador le urge sanidad mental y emocional. Este es nuestro aporte. Hemos unido experiencia, conocimiento, ciencia, deseos de contribución y la mejor de las intenciones para acompañar a quienes ya son el presente del país, y que enfrentan enormes desafíos en sus vidas personales y profesionales.

La visión de KODIGO es inspiradora: “Lograr que las futuras generaciones en nuestro pais, mejoren sus condiciones de vida, meterializando sus conocimientos en lenguajes de programacion, en productos y servicios que generen valor y competitividad para El Salvador”. Mi participación se centrará en el desarrollo del Método Mariposa  y marca personal para mejorar las habilidades en su comunicación intrapersonal y su liderazgo intuitivo.

Una vida con propósito, un proceso

La ruta que sembré hace más de 3 años está germinando y una nueva planta, fuerte y robusta, inicia su crecimiento. Deseaba intensamente dejar de llamar trabajo a lo que hacía y, en su lugar, buscaba con todo mi corazón alinear mi actividad como profesional con mi propósito de vida.

El camino, hasta este punto, ha sido un proceso intenso. A veces doloroso, y otras liberador e iluminador. Mi vida ha sido una evolución que estoy segura jamás finalizará, porque me declaro una estudiante de la vida de tiempo completo. Me encanta, me refresca, me mantiene joven, me desafía y me hace feliz.  Resumo en 5 puntos un viaje que es cíclico y se reinicia constantemente. En donde el compromiso y consistencia conmigo misma, así como el amor y la compasión con mi desarrollo son claves para continuar avanzando.

  • Reconocer y limpiar mi historia personal, que enfrenté hace ya más de una década, tiempo en el que identifiqué la narrativa que me repetía diariamente, que me mantenía retenida y dando vueltas en una vida que me hacía experimentar frustración y donde los resultados que obtenía eran insatisfactorios.
  • Sembrar conocimiento útil. Una vez comprendí cómo mi pasado seguía incidiendo en mi presente y en mis resultados, decidí perseguir mi pasión por comprender la mente humana; y empecé a adquirir formalmente conocimientos sobre psicología y coaching, que me facilitaron abrir mi mente al cambio, al pensamiento flexible y a cultivar una mente de principiante, donde siempre hay espacio para más y mejor conocimiento.
  • Practicar. Empecé a trabajar primero en mí. Soy mi laboratorio personal. Pruebo las herramientas que adquiero constantemente y luego utilizo, en mi trabajo y con mis clientes, solo aquello que realmente me funciona, resuena con mi visión y mi objetivo.
  • El Cambio. Hace 3 años empecé a concebir la idea de cambiar de enfoque profesional. Me preparé durante todo ese tiempo y finalmente, en enero de 2018, abrí mi práctica como Coach de Comunicación Intuitiva, desarrollando mi Método Mariposa de auto conocimiento, comunicación y transformación personal de 4 pasos.

Cada vez estoy más orgullosa de mi trabajo personal para alcanzar claridad de propósito y contribución. Cada vez estoy más cerca de vivir completamente mi Ikigai (el sentido a mi vida “aquello por lo que vale la pena vivir”). 

Deja un comentario