Está bien sentir

Atardecer en el Centro Espacial Kennedy por Tia Grant

Me recomendaron el libro “Sanando a través de las emociones negativas, la sabiduría de la tristeza, el miedo y la desesperación” (Healing Trough the Dark Emotions: The Wisdom of Grief, Fear and Despair) de Miriam Greenspan. Leyendo los contenidos, la autora explica cómo los métodos de “sanación emocional” se están utilizando cada vez más debido a que la neurociencia ha demostrado científicamente la mejora en la vida de las personas que han practicado la sanación a través de las emociones.

Crecemos creyendo que la mente es lo más importante y nos negamos el valor que las emociones tienen en nuestra vida.

Conversando con mi amiga Marielena, psicóloga, me explicaba que las personas no sabemos cómo manejar nuestras emociones, porque de niños nos dijeron que estaba mal sentirse triste o llorar y debíamos reprimir esa emoción porque era considerada un signo de debilidad.

También señaló que las emociones no deberían tener un calificativo, no son ni buenas ni malas, simplemente SON y están ahí para sentirse y experimentarse. Ellas son un llamado de nuestro cuerpo emocional para decirnos que algo sucede. Una pérdida de un ser querido o de una relación, también de un trabajo o una época de la vida que llega a su fin.

Es más sano sentir, porque al reprimir solamente estamos guardando emociones que se acumularán y en algún momento esa acumulación será insostenible y se convertirá en una enfermedad mental o física.

En estos tiempos de tanta tragedia, ¿por qué sería malo llorar por el desastre en Japón o sentirnos tristes y decaídos por nuestro propio país y su gente? Habría que dar espacio a experimentar cualquier emoción que estos sucesos nos provoquen, porque es natural sentirse mal.

“Está bien sentir. Eso significa que estamos vivos”, me aclaró Marielena.

Greenspan, indica en su libro, que debemos honrar tres emociones básicas: tristeza, miedo y desesperanza. Mi amiga agrega el enojo o la ira. Honrarlas, es reconocerlas, aceptarlas y sentirlas. Darles su tiempo para expresarse. Esto es lo que en psicología se conoce como “duelo”. Cualquier pérdida debería tener su propio proceso de sanación.

Si suprimimos las emociones creyendo que negándolas estas desaparecerán, sólo estamos provocándonos enfermedades futuras, indica Greenspan. Si no experimentamos la tristeza esta puede convertirse en depresión, ansiedad o adicciones. Negar el miedo lleva a emitir juicios irracionales, rabia y violencia. Y no reconocer adecuadamente que podemos sentirnos sin esperanzas, nos llevaría a cometer actos destructivos hacia nosotros mismos o quienes nos rodean, explica la autora.

He tenido mi propio proceso psicológico y por experiencia creo que encontrar un buen terapeuta y enfrentar con valentía y compromiso nuestros “temas” es de lo más sanador para cualquier ser humano. Marielena dice que las emociones “bien gestionadas no sólo nos sanan, sino que también tienen el potencial enorme de transformarnos… de hacernos crecer emocionalmente”.

Y en estos tiempos en donde existe tanta tragedia a nuestro alrededor y podemos llegar a sentirnos tristes y desesperanzados; es importante detenerse, honrar ese sentimiento, indagar un poco más y experimentarlo sin ponerle mente. Sólo sintiéndolo, dejar escapar lágrimas y esperar a que esa tristeza nos hable.

8 comentarios en “Está bien sentir

  1. Cordial saludo.
    Excelente artículo, muy claro y consiso. Nos hace caer en cuenta de la importacia de la higiene emocional, al evacuar aquellas emociones que viven en nuestro cuerpo y ciertamente que amarse a sí mismo implica darles importancia y no temer en manifestarlas para cuidar nuestra salud. Mil gracias.

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo con el contenido del artículo …. me quedo a la espera del complemento “Está bien sentir …. alegría, gozo, esperanza, gratitud, consuelo, deseos de compartir, deseos de ayudar, etc. ”🙂

    Me gusta

  3. Me parece muy atinada la frase de: Está bien sentir. Eso significa que estamos vivos”,
    Gracias por compartir con nosotros elementos tan importantes que nos sirven no solo a nosootros sino en la forma en que podemos guiar a nuestros hijos.
    Te felicito….por abordar este tipo de temas!!! me encanta!!

    Me gusta

    1. Si Evelín a mí también me encanto. Es tan sencillo, pero nos cuesta comprender que es importante aprender a sentir. Gracias por leer el blog. Te mando un gran abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s