Más allá de la política

karllorenessays.com

La sociedad salvadoreña es extremadamente polarizada. Y no es exageración. Aquí la primera característica con la que te definen es si “perteneces” a las izquierdas o a las derechas. Y si se te ocurre pensar diferente a como lo hace tu grupo familiar, laboral o de amigos, automáticamente se te etiqueta de “algo” que generalmente es “izquierda” o “derecha”. Triste y limitante clasificación.

A los salvadoreños nos encanta hablar de política. Creemos que entendemos todo y que tenemos la solución para resolver el problema “de moda” del país. Somos muy dados a la crítica y nos encanta la cultura del parloteo. Y cuándo se nos pregunta ¿Qué harías tú para resolver un problema? generalmente no tenemos una respuesta adecuada ni pensada.

Pero hoy no quiero escribir de política. Sólo busco describir una característica muy común en un buen porcentaje de los salvadoreños. Que además nos tiene distraídos de otros asuntos relevantes que suceden en nuestra sociedad. Creo que necesitamos desarrollar esto que se conoce como “pensamiento lateral”, que es algo así como estar fuera del patrón de pensamiento habitual, y darnos cuenta que existen otros temas tan o más relevantes que la política y que hay formas a través de las cuales los individuos podemos incidir y obtener mejoras y cambios en esta sociedad.

En ese sentido, quiero recomendarles tres artículos escritos por mentes brillantes que ponen luz con su pluma en tópicos tan variados como participación ciudadana, educación y las maras en el país.

David Escobar Galindo, en “Administrar la impaciencia y organizar el cambio”, nos dice: “Hay que reconocer de entrada, sin tapujos ni dedicatorias ideologizadas de ninguna índole, que en nuestro país el poder siempre ha sido mal ejercido” o “la impaciencia que no se administra genera inevitablemente más angustia y más frustración. Por mucho que los problemas nos agobien, si desde la energía ciudadana no se generan las presiones ordenadoras nada va a cambiar”.

Jacinta Escudos, en “En busca de la creatividad” hace un llamado a educar a nuestros niños desde la libertad y la creatividad y no desde la memorización de conceptos desfasados y escribe: “a medida que los niños son sometidos a los procesos educativos, que en general le exigen aceptar a ciegas lo que el maestro dice como la verdad absoluta, el cerebro va modificándose de manera que el motor de la creatividad va apagándose para crear adultos sumisos, de pensamiento lineal…” o “El simple hecho de evitar que el alumno sea un receptor pasivo y se convierta en un participante activo de la clase permite que el cerebro desarrolle capacidades que de otra manera se mirarían atrofiadas: se incrementa la asociación de ideas, la plasticidad y la capacidad de aprendizaje…”

Y de El Faro el reportaje de Roberto Valencia: “Yo Violada”. Duro, pero todos los salvadoreños deberíamos leerlo y no olvidarlo, porque sólo comprendiendo a fondo la realidad que viven millones de salvadoreños nos volveremos más compasivos y nos daremos cuenta que esas etiquetas, que nos mantienen tan divididos, no ayudan en nada a evitar el desangramiento de nuestra gente.

4 comentarios en “Más allá de la política

  1. Como siempre, me resulta una delicia leerte. Sintetizada y aguda reflexión sobre una de las características que nos identifican como salvadoreños y sobre todo como va marcando nuestro papel en la sociedad. De hablar no pasamos y lo peor es que nos vamos volviendo indiferentes e insensibles. Ayer, por televisión, vi una triste y doblemente dura realidad. Por un lado la noticia del aparecimiento de dos mujeres asesinadas y por el otro, la reacción de uno de los lugareños de donde apareció una de estas mujeres: “No pudieron tirarla en otro lugar” dijo entre otras cosas el joven (Lo vi en las noticias de canal 12 ayer por la noche)

    Me gusta

    1. Gracias Nelson. Aprecio mucho tus comentarios. Y sinceramente que es bien triste lo que nos está sucediendo. Cada día estamos más insensibles. Mira como en Noruega la gente está horrorizada y aquí tenemos más de 12 asesinatos diarios y es “tan normal” para los salvadoreños. No es fácil tener respuestas sobre lo que debemos hacer, pero lo que yo si deseo es que no olvidemos a las víctimas, que las tengamos presentes y que no seamos tan insensibles ante la tragedia de otros salvadoreños, porque también es nuestra tragedia. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s