Lo femenino…

Imagen: fotosearch.com

Aunque a algunos les cueste creerlo los humanos nacemos de la unión entre una mujer y un  hombre. Por lo tanto tenemos, como individuos, un lado femenino y un lado masculino independientemente de nuestro sexo.

Según la psiquiatra Jean Shinoda Bolen “en el mundo masculino, el desarrollo intelectual (el pensamiento racional, la información basada en datos, la objetividad, el ámbito de la mente) se estimula y recompensa; el desarrollo emocional (el sentimiento, la intuición, la valoración estética, la subjetividad, el ámbito del corazón) generalmente no”.

El mundo se rige por una visión patriarcal, es decir por estos valores masculinos que nos señala Bolen. El resultado ha sido miles de años menospreciando y ocultando esas características femeninas, principalmente expresadas en las mujeres.

Sin embargo, esas características nos pertenecen tanto a mujeres como a hombres, sólo que en el proceso de socialización hemos aprendido que lo masculino lo ejerce casi en exclusiva un hombre y lo femenino le corresponde sólo a una mujer.

Bolen señala que “Es posible ser una persona completa cuando las cualidades humanas, generalmente consideradas en la actualidad masculinas y femeninas, se ven como parte del aspecto de todo ser humano”.

La psiquiatra relata una investigación de la UCLA (Universidad de California) acerca de las diferentes respuestas al estrés que expresamos hombres y mujeres. Y explica que ese comportamiento tan femenino, como es conversar entre amigas para compartir preocupaciones, ayuda a liberar una hormona llamada oxitocina, que induce una conducta maternal  y reduce significativamente el estrés.

La oxitocina también está presente en el hombre y, según la psiquiatra, en aquellos casos en los que un hombre logra conversar en confianza y abiertamente sobre algo que le preocupa, también libera esta hormona relajándose de la misma forma que una mujer. Sin embargo la conducta tradicional de un hombre frente al estrés es guardarse para si mismo el problema y buscar solitariamente la solución.

“Cuando la vida de las mujeres se vuelve estresante, hablan con sus amigas, cuidan de sus hijas e hijos y de los animales, ordenan la casa, riegan plantas, limpian…y mientras lo hacen, su nivel de estrés baja, y la cantidad de oxitocina, la hormona que induce una conducta maternal, sube” indica Bolen y además añade, “los hombres, en cambio, al sentirse estresados sufren un incremento de la adrenalina, reacción que prepara a sus organismos para escapar o quedarse y luchar. Es una reacción psicológica acentuada por la testosterona”.

Me encanta esa idea de tener características femeninas y masculinas porque en mi profesión puedo poner en práctica esa objetividad masculina, pero también puedo utilizar la intuición para resolver problemas en un equipo de trabajo.

Mujeres y hombres tenemos un gran potencial, sólo es cuestión de abrir nuestro pensamiento y aceptar algunas cosas acerca de nuestra verdadera naturaleza humana.

2 comentarios en “Lo femenino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s