Tiempos de transparencia

Silencio. Mantenerse en silencio, nos lleva a la oscuridad y en ella se crecen los problemas en proporciones incalculables. Sin embargo esta es una costumbre arraigada en El Salvador.

Pero pareciera que estos tiempos reclaman transparencia. El auge de las redes sociales, en donde diseminar una información es cuestión de minutos, nos deja con pocas situaciones sin conocer. Una realidad innegable que está tomando tiempo para ser aceptada.

El número de individuos participando en las más reconocidas redes sociales, como Facebook, apenas y sobrepasa los 1.2 millones de personas en El Salvador. Pero debemos reconocer que este grupo, que accede a la información de forma instantánea, influye en amigos, compañeros de trabajo y familiares, impactando diversos círculos de ciudadanos.

El silencio está dejando de ser una opción. Porque, aunque consideremos que sólo un pequeño porcentaje de personas se da cuenta de algo que se quiere ocultar, este grupo tiene poder para diseminar la información en formas poco estudiadas en nuestro ámbito. Oscar del Santo -experto en reputación– nos dice al respecto “La inmensa mayoría de los consumidores/usuarios de nuestro producto o servicio siempre nos ofrecen la oportunidad de corregir nuestros errores o de causar una mejor impresión si no se sienten ignorados ante nuestra pasividad online”Esto aplica también a figuras públicas y cualquier tipo de organización.

En El Salvador la constante ha sido guardar silencio, no responder a ningún señalamiento, esperando que el tiempo borre de la memoria de las personas un incidente incómodo. Como sociedad, estamos tan acostumbrados a no tener respuestas que hemos construido el rumor; obteniendo a través de este “información” que otros no son capaces de ofrecer, aún teniendo la razón de su lado o al menos una justificación para su actuar. Y así permitimos a otros que creen su propia historia acerca de “nuestra” historia.

En esta dinámica de silencios y rumores, no hemos ejercitado como sociedad una discusión abierta, sana y respetuosa de ideas y posibilidades. Ni hemos logrado entender que no existen posiciones únicas ni totalmente verdaderas. Sólo diferentes puntos de vista. Nuestro ejercicio ha sido desvirtuar de formas violentas (físicas o verbales) a quienes no piensan como nosotros.

Sin duda que enfrentar abiertamente hechos que nos afectan es difícil, pero necesario si queremos proteger la imagen y reputación de un individuo o una organización.

Del Santo señala que “Como principio normativo de la gestion de la reputacion online habremos de dar una respuesta en lo posible personalizada en un plazo breve de tiempo a las críticas y comentarios negativos ‘espontáneos’ que recibimos (sean estas justificadas o no desde nuestra perspectiva)…”

Por eso, quienes enfrentan crisis o eventos que se encuentran fuera de su control deberían hablar con libertad y explicar de forma correcta nuestra postura, ofreciendo información de interes y valor añadido, disculpándonos cuando proceda y si fuera el caso defendiéndonos firme pero inteligente y elegantemente.” aconseja Del Santo.

Aprovecho para dejar el link del e-book de Oscar del Santo  recomendada lectura acerca de cómo administrar las crisis de reputación en este fascinante, pero a la vez riesgoso, mundo “en línea”

4 comentarios en “Tiempos de transparencia

  1. Muy buen análisis de este tema, a propósito de mi trabajo de graduación enfocado en la información y las redes sociales del país, encontré tu blog. Muy buenos tus análisis y temas, te estaré leyendo constantemente, saludos.

    Ingrid Santamaría.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s