Motores de vida

Desde mi ventana personal…

¿Quién conoce a ciencia cierta cuáles son las pasiones que rigen su vida? Personalmente me ha costado mucho tiempo identificar las mías. Reconocer qué es lo que nos motiva en la vida, tal vez sea fácil para algunos, pero no parece que sea un camino accesible para la mayoría.

En mi caso, después de mucho tiempo de observación, de tiempo a solas, de rellenar cuestionarios y leer libros que orientan en ese sentido, identifiqué tres que quiero comentarles. Las pasiones son motores de vida a las que hay que dedicarles el mayor tiempo posible para alimentarlas, fortalecerlas o modificarlas cuando sea necesario.

Primero, me apasiona, la búsqueda constante por el autoconocimiento. Un ejercicio que requiere mucha atención, paciencia y sobre todo valor. ¿Puntos en contra? A veces puede resultar doloroso comprobar que lo que tanto criticamos en otros también es parte de nuestra forma de ser y actuar. Conocernos profundamente puede llevarnos a tomar decisiones que, en ciertos momentos de la vida, no son posibles de ejecutar y eso, puede provocar frustraciones. Sin embargo siempre existe algo, por mínimo que sea, que puede hacerse para cambiar aquello que no nos gusta.

¿Puntos a favor? Observarse es conocerse a fondo y al hacerlo, asumimos control sobre nuestras vidas y dejamos de ser  arrastrados por las decisiones de otros o las circunstancias. Este proceso requiere valentía, pero el desarrollo de esta característica reafirma nuestro poder como individuos pensantes, pero sobre todo con capacidad para decidir lo más conviente a nuestros propios intereses. ¿Egoísta? Para nada. Nadie que no se sienta libre, que no se ame a sí mismo y que no sepa qué quiere de la vida, puede ofrecer eso a otros.

La auto observación busca, en esencia, un sentido o un mensaje en cada intercambio con otras personas o situaciones.

…la vista es…

Segundo, confío plenamente en la capacidad que posee cada individuo para autogestionar su destino. Por supuesto que esto no es fácil ni se consigue de un día para otro y mucho menos se compra con dinero. Todo lo que vale la pena, requiere esfuerzo y paciencia. Pero con preparación, información adecuada y confianza, se puede vivir una vida con sentido, libertad y responsabilidad.

¿Puntos a favor? Libertad, mucha libertad. ¿Puntos en contra? no hay nada que exija mayor responsabilidad que la Libertad.

Tercero, viviendo en una país machista creo en lo femenino y lo que significa: dulzura, capacidad de amar, de equilibrar; la esencia femenina es un poder transformador. El mundo vive en guerra porque desde hace más de cinco mil años esta dirigido únicamente por una fuerza vital: lo masculino, aquello que está orientado hacia la actividad, la practicidad y la fuerza física. Sin embargo, la humanidad necesita, a gritos, recuperar el equilibrio entre lo masculino y lo femenino. Pareciera que sólo esta búsqueda puede rescatarnos de esa carrera hacia la autodestrucción.

Pues con estas tres  pasiones es que vivo leyendo, conversando, participando y atreviéndome, muchas veces, a filosofar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s