“Tu hijo, tu espejo”

“…en estos diez años en que he acompañado a tantas madres y padres en un tramo de su andar por la vida he constatado muchas veces que hay una “parte oculta” en la relación padres-hijos, conformada por una variedad de facetas de la vida de los padres, proyectadas de manera inconsciente en la vida de sus hijos, proyecciones que se desconocen y se niegan, porque descubrirlas a veces asusta y casi siempre avergüenza.” Del Libro Tu hijo, tu espejo de Martha Alicia Sánchez

Me preocupa el estado de la familia salvadoreña. Escucho a padres y madres; abuelos y tíos decir que “x” niño o niña es “problemático” en casa o en la escuela. Como refiriéndose a “un niño o niña” ajeno a la “familia”. Como si desconocieran por qué un miembro de ese grupo presenta “problemas” que aparentemente no padece el resto de miembros.

En mi terapia psicológica, he aprendido que el grupo familiar es un sistema que opera interconectado; y donde las historias personales de papá y mamá se juntan y se hacen presentes para crear e influir claramente en el estado emocional, físico y psicológico del nuevo grupo familiar.

Por eso me parece dramático cuando se pretende excluir al miembro “problemático” del resto del grupo, como si este emproblemado no fuera un síntoma manifiesto de que algo no está funcionando bien con él o ella; pero sobre todo con el sistema familiar en su conjunto.

Es como si creyéramos que los jóvenes que pertenecen a las maras, son una generación que brotó espontáneamente y sin razón alguna; e ignoráramos el hecho de que estos grupos son el símbolo manifiesto de la descomposición social y familiar, y de esa cultura de autoritarismo que ha caracterizado, por siglos, a la sociedad entera, y que nos ha sumido en prácticas violentas y abusadoras de aquellos que se creen superiores o con derechos “especiales” sobre otros con poca o nula capacidad para protegerse.

Cada una de nuestras familias representa alguna forma presente y activa en la sociedad salvadoreña. Y la característica de una familia sana, es precisamente la de buscar ayuda –en grupo– cuando uno de sus miembros aparentemente está enfermo. No es aislando al problemático como se resolverá el problema. No es aparentando que nada sucede o dándole la espalda como se desvanecerá una situación difícil. Es enfrentándola con valor y sobre todo brindando amor a ese individuo que manifiesta, a través de su enfermedad o su conflicto, que algo no está caminando saludablemente en el entorno familiar.

Y como dice la autora del libro “Tu hijo, tu espejo”: “Vivimos en un mundo con muchos problemas y en el fondo de ellos hay una enorme carencia de amor. Si quieres aportar algo trascendente a la sociedad y al mundo en el que vives, ofréceles hijos amados, inmensamente amados, porque estarás ofreciendo personas honestas, productivas, buenas y felices.”

4 comentarios en ““Tu hijo, tu espejo”

  1. Muy bueno necesitamos educarnos como padres y madres responsables, para promover una niñez y adolescencia sana, con valores, sueños , felices, capaces de dar y de recibir amor, como lo explica usted, nuestros hijos son el reflejo de los padres y madres que poseen, seamos responsables con ellos y con nosotros mismos , para que evitemos quejas en el futuro.

    Me gusta

    1. De acuerdo con lo que dices, pero sobre todo con esa parte de que somos los padres los que debemos sanarnos a nosotros mismos antes de pretender sanar a los hijos. O al menos debemos hacerlo en paralelo.

      Me gusta

      1. Muchas gracias por tu respuesta, los padres debemos involucrarnos más con nuestros hijos e hijas debemos perder el miedo de preguntar a verdaderos profesionales que nos proporcionen una orientación adecuada, nadie nace sabiendo como ser padre o madre, pero es responsable educarnos en ese proyecto.

        Me gusta

      2. Sí, como que hay muchos cambios que debemos hacer en la forma en como se conduce la familia; y lo importante es volvernos conscientes de eso, para mejorar nuestras familias y al final al país entero. Es un proceso. Abrazos

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s