Por días como hoy…

Soy un espíritu libre. Las cadenas me asfixian. No concibo mis relaciones sin una puerta enorme por donde recibir aire fresco y también por la cual salir cuando es necesario.

Por eso, precisamente, decidí emprender mi negocio. Uno de mis principales objetivos fue liberarme del esquema cuadrado de una oficina y de horarios sin flexibilidad.

Desde entonces ya transcurrieron dos años, apenas dos años. Y la apuesta no ha sido fácil. Hay muchos precios que se tienen que pagar por ser un emprendedor. Quienes atravesaron por este camino hace tiempo, señalan que los primeros cinco años son los más difíciles. Pero sobre este tema escribiré en otra entrada.

Hoy solo quiero celebrar mi emprendimiento, mi independencia, a pesar de los precios. Por días como hoy, en los que puedo dejar todo en San Salvador y estar en medio de la naturaleza, celebro mi trabajo y la posibilidad de hacerlo decidiendo cómo lo hago, a qué horas lo hago, cuáles son mis prioridades y desde dónde lo hago.

Por días como hoy, en donde experimento algo de la libertad que tanto disfruto, es que estoy feliz de cumplir #DosAñosIndependiente, #OficinaNuncaMás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s