Vida de emprendedora

IMG_5200

La clave es comprender que a veces se puede y otras se cede…

Me independicé para vivir y trabajar según mi visión e ideales. Y aunque la independencia no es cosa fácil, me ha permitido diseñar un camino, mi camino.

Vivo, la mayor parte del tiempo, bajo mis estándares. Algunas veces debo ceder, pero me doy cuenta que casi siempre digo y hago bajo mis criterios y prácticas.

Y quizá debo reconocer que esto de actuar o ceder es como una danza en donde a veces lidero y otras pacientemente -procuro- dejarme guiar. Pienso que la clave es comprender que a veces se puede y otras se cede…

He aprendido a caminar sobre este proceso de relajarme más, de administrar mejor mi agenda, de aprender a decir “no”, de priorizar, de no tomar más de lo que puedo manejar. Pero sobre todo de hacer aquello que  llena más mi vida, que me da satisfacción.

Auto observarme, ser el “observador y lo observado” como dice Krishnamurti, me ha ayudado a estar presente, a atenderme, a vivir la vida, mi vida y mi proceso.

¿Qué más ha contribuido con este proceso de auto observación?

  • Tiempo a solas
  • Tiempo entre la naturaleza
  • Meditar, 20 minutos diarios. Logré en 2015 volverlo un hábito
  • Escribir a mano. 15 minutos son suficientes para dejarme en un estado de relajación y reflexión
  • Observar mis pensamientos y experimentar en mi cuerpo lo que me hacen sentir
  • Cuestionar creencias y paradigmas, vivimos en un mundo cambiante
  • Tomar vino y conversar con mi esposo
  • Sentirme agradecida y feliz por todo lo anterior

IMG_5190

Descubriendo nuevos placeres…

naturaleza
Más espacios en la Naturaleza…

 

A un día que finalice este año y con tiempo libre para apreciar el descanso, la lectura, la música y también descubrir nuevos placeres, quiero fijar como propósito para el nuevo ciclo que inicia disfrutar en abundancia de actividades y de espacios que me generen bienestar y paz.

IMG_1581
Las luces del atardecer…

 

El trabajo en exceso, la vida ocupada y las carreras por mantenerse “conectado” y “actualizado” bloquean la renovación de energías y el descubrir pasiones dormidas.

Que el 2015 pase lentamente…

...Y las luces al anochecer.
…Y las luces al anochecer.
Descubrir nuevos ángulos.
Descubrir nuevos ángulos.
Nuevos detalles, formas y colores.
Nuevos detalles, formas y colores.
Lo complejo en lo sencillo.
Lo complejo en lo sencillo y viceversa.
Mirar al fondo y más allá.
Mirar al fondo y más allá.
Sorpresas en los lugares de siempre...
Sorpresas en los lugares de siempre…
Lo viejo que se hace nuevo.
Lo viejo que se hace nuevo.
La frescura de lo breve...
La frescura de lo breve…
El encanto de compartir juntos...
El encanto de compartir juntos…
Los detalles que descubre el silencio.
Los detalles que descubre el silencio.
La belleza que nos rodea.
…Y la belleza que nos rodea.

Por días como hoy…

Soy un espíritu libre. Las cadenas me asfixian. No concibo mis relaciones sin una puerta enorme por donde recibir aire fresco y también por la cual salir cuando es necesario.

Por eso, precisamente, decidí emprender mi negocio. Uno de mis principales objetivos fue liberarme del esquema cuadrado de una oficina y de horarios sin flexibilidad.

Desde entonces ya transcurrieron dos años, apenas dos años. Y la apuesta no ha sido fácil. Hay muchos precios que se tienen que pagar por ser un emprendedor. Quienes atravesaron por este camino hace tiempo, señalan que los primeros cinco años son los más difíciles. Pero sobre este tema escribiré en otra entrada.

Hoy solo quiero celebrar mi emprendimiento, mi independencia, a pesar de los precios. Por días como hoy, en los que puedo dejar todo en San Salvador y estar en medio de la naturaleza, celebro mi trabajo y la posibilidad de hacerlo decidiendo cómo lo hago, a qué horas lo hago, cuáles son mis prioridades y desde dónde lo hago.

Por días como hoy, en donde experimento algo de la libertad que tanto disfruto, es que estoy feliz de cumplir #DosAñosIndependiente, #OficinaNuncaMás.

La incomodidad del liderazgo

Imagen
Vista desde Portezuelo en Juayúa, Sonsonate
Todos tenemos un líder en potencia que está esperando a que lo invitemos. Pero una vez llega, la vida y la realidad serán permanentemente incómodas.

 

Por diversas circunstancias y gracias a personas maravillosas que se han cruzado en mi camino, estoy participando, desde hace más de un año, en un grupo en el que se nos reta a asumir posiciones de liderazgo y a soñar con que un mundo mejor es posible. No importa si la intervención que yo haga no lo cambia radicalmente o si la vida no me alcanza para ver mi sueño concluido; lo importante es hacer, tomar acción, provocar cambios. Retos nada fáciles, pero que confrontan y obligan a pensar qué quiero hacer de mi vida y cómo puedo tener impacto en mi comunidad.

El tiempo es nuestro peor enemigo. El mundo moderno, su ruido, sus urgencias políticas y económicas tienen mucho poder para distraernos de lo esencial. Sin embargo en este proceso mucho han pulido de nosotros, estos individuos que llegamos hace más de un año no son los mismos que hoy hacemos un cierre de este viaje.

Una maestría de la vida, en donde leer, reflexionar, compartir y conectar con el corazón son los puntos más destacados. Y como resultado la ruptura, que siempre es positiva porque nos enfrenta con nosotros mismos, como individuos y como grupo.

Y como todo final provoca sentimientos encontrados. Pero no quiero olvidar algunas lecciones que me llevo acerca de ese liderazgo nuevo, diferente, comprometido… al que nos están invitando.

1. Un líder, cuestiona el status quo.

2. Un líder, es un rebelde con enormes deseos por cambiar, pero sobre todo mejorar el entorno en el que se desarrolla.

3. Un líder, evalúa siempre el pasado, no para quedarse anclado sino para retomar lo valioso y no repetir errores.

4. Un líder sabe que las PERSONAS son la mayor riqueza de un país, de una comunidad o de una empresa. Estas tienen infinitas necesidades y diferencias, encontrar los intereses en común es un arte.

5. Un líder se equivoca, pero sobre todo lo reconoce.

6. Un líder siempre está dispuesto a conocer y aprender más.

7. Un líder comparte, pero también busca momentos de soledad para reencontrarse con sus valores e ideales.

8. Todos tenemos un líder en potencia que está esperando a que lo invitemos. Pero una vez llega, la vida y la realidad serán permanentemente incómodas.

9. Hay cientos de libros y tratados sobre liderazgo, creo que no hay un tipo perfecto ni acabado, la vida siempre está puliéndonos a cada segundo, con cada interacción, con cada acierto y cada equivocación, no perder la sencillez para comprender las enseñanzas me parece clave.

 

 

 

 

Una pausa…

Me detengo…
Pongo el lapicero sobre el cuaderno y los dejo a un lado
Doy un sorbo de café… Tal vez dos
Y reviso con mis ojos lo que tengo alrededor…

El florero pequeño de cristal brilla hoy con más intensidad
La luz del día es tenue
La vida pasa leve en estos días
Sentirla con tanta conciencia y sin prisas, es maravilloso.

Saber que cada mañana de esta semana tiene todas las horas disponibles para disfrutar, me cambia el lente de la percepción.

Hoy, con una mente descongestionada, disfruto de los regalos del día:
Un sol de baja intensidad,
El canto de las aves,
El viento fresco y nuevo de la mañana,
La humedad de la lluvia de anoche,
El calor de la casa,
El aroma y el sabor del café,
El silencio…

¿Plenitud? ¿Paz? ¿Alegría? No lo sé, pero me gustan estas pausas en la actividad imparable del mundo actual. Sacar el “pie del acelerador” y disponerme conscientemente a disfrutar del placer de no hacer nada…

¿Quisiera atraer a más personas a su causa?

Primero, NO los insulte. Que los demás no compartan “su” verdad o sus ideas, no significa que sean “tontos”.

Segundo, intente comprender la posición del otro y cuáles son sus necesidades. Se sorprenderá de la capacidad de razonar que tiene la mayoría de personas.

Tercero, Explique sus ideas de forma que aquellos que está tratando de atraer identifiquen los beneficios que les brindará sumarse. Nadie lo hará solo PORQUE SÍ, debe ofrecer razones para que CONSIDEREN su posición.

Cuarto, no se muestre prepotente. No hay actitud que aleje más a las personas que la prepotencia.

Quinto, EVITE posiciones dogmáticas. Ofrezca RAZONES.

Sexto, no se proteja con las debilidades de su opositor. MUESTRE y CONCÉNTRESE en sus fortalezas.

Séptimo, ESCUCHE detenidamente.

Mis mantras del 2013

Imagen: iStock
Imagen: iStock Photo

El mundo es un lugar complejo, nunca hemos estado seguros en este espacio. Desde el principio de los tiempos hasta ahora, las amenazas de la tierra y de quienes la habitamos han sido una constante. La vida, aparentemente, es lucha. Un estado permanente de guerra.

Pero vivir en ese estado no es saludable. Así es que cada uno debe buscar su refugio personal. El mío está edificado sobre libros e ideas; naturaleza y espacios abiertos. Mi refugio, ese lugar donde lo que creo, lo que valoro, lo que pienso y lo que amo están a salvo de guerras. Esas luchas que buscan conquistar mi forma de vivir, mi forma de creer en un Dios y mi forma de ser un individuo de provecho para la “sociedad” que algunos “venden” como “lo correcto”, lo adecuado”, el “deber ser”.

Buscando protección, he encontrado muchas ideas que se convirtieron en mis “mantras”. Los mantras, según la RAE, son “…sílabas, palabras o frases sagradas, generalmente en sánscrito, que se recitan durante el culto para invocar a la divinidad o como apoyo de la meditación.” Para mí, son palabras que hacen eco con mi esencia; y las recuerdo constantemente para relacionarme, en una forma saludable e independiente, con el mundo y sus ideas. Tarea nada fácil.

Estas frases me han permitido encontrar alguna lógica al por qué las cosas son como son, me han ofrecido paz y orientación; y muchas veces han actuado como escudos protectores ante las ideas de otros acerca de lo que soy o como soy.

En 2013 me acompañaron, insistentemente, dos frases de Gandhi:

1. “I will not let anyone walk through my mind with their dirty feet” / “No dejaré que nadie camine por mi mente con sus pies sucios”. 

La frase nos invita a tener fuerza e independencia de pensamiento. Y eso, me parece, se consigue leyendo, observando detenidamente a las personas, a las situaciones que nos rodean, pero sobre todo observándonos a nosotros mismos.

2. “A man is but the product of his thoughts. What he thinks, he becomes.” / “Un hombre no es más que el producto de sus pensamientos. Lo que piensa es en lo que se convierte”.

Esta nos mueve a observar nuestros pensamientos. A preguntarnos en qué creemos, cuáles son los valores que nos repetimos, consciente o inconscientemente, y que con el paso de los días, las semanas, los meses y los años, terminan puliendo eso en lo que nos convertimos.

Pensar detenidamente, filosofar sobre la vida, detenerse en este mundo que va tan de prisa son, para mí, tareas vitales.

Mágico de verdad

El Salvador es sin lugar a dudas un lugar mágico. A pesar de la violencia descontrolada, la contaminación y la deforestación que le hemos provocado a esta tierra hermosa y agradecida.

El espacio geográfico es especial. Lo ven y lo perciben quienes nos visitan. Parece que, para algunos, es fácil apreciar la naturaleza exótica y las bellezas que la tierra nos ofrece. Para nosotros, los de aquí, no es tan sencillo. Es como si viviéramos enfrascados en nuestros mundos particulares y complejos. Vivimos con la vista hacia el suelo; muchas veces derrotados y otras llevando adelante batallas estériles. Perdiéndonos de eso tan sencillo y al alcance de todos, la belleza natural de El Salvador.

Un espacio reducido para la cantidad de personas que lo habitamos. Lo hemos desgarrado, continuamos destruyéndolo. Individuos, familias y generaciones, que vivimos sintiéndonos menos, que no creemos que valemos y por eso, solo nos queda pelearnos entre nosotros mismos. Difícil realidad que nos arrastra, pero que también impacta negativamente sobre la belleza de esta tierra.

Ojalá podamos querernos, tan solo un poquito, y levantar la mirada para respirar ese aire de vida que ofrece esta tierra mágica.

Desde el Volcán de San Salvador
Desde el Volcán de San Salvador vista del Lago de Ilopango y el volcán Chichontepec en el oriente del país

IMG_2320

Preguntas y flexibilidad mental

questions or decision making concept
Imagen: istockPhoto

En la mañana tenía clara la idea que quería expresar. Ahora que me siento a escribirla, se me ha escapado. Pero trataré de ponerla en breve…

Pues el asunto era acerca de la necesidad de cuestionarnos las ideas con las que hemos construido nuestras vidas. El objetivo: hacer un examen sobre las creencias en las que fundamentamos la vida y la forma en como nos relacionamos con el resto.

Cuestionarse a uno mismo, es saludable. Tomarse el tiempo para revisar nuestras creencias, principios y valores nos hará volver sobre nuestras vidas con más certeza o tal vez con más dudas; pero con un ejercicio de flexibilidad mental y tolerancia por las ideas de otros que tanta falta nos hace en estos tiempos. 

Somos una mezcla de ideas, principios, ideales y experiencias. Nadie está hecho de una sola pieza, y por eso, me parece, que es vital hacerse preguntas.

Por ahí iba mi idea…

Reduciendo a un acompañante innecesario… el estrés

La Naturaleza nos regala tanta hermosura...
La Naturaleza nos regala tanta hermosura…

Sí, es cierto, es difícil desconectarse. Vivimos tan de prisa, con tantos compromisos y responsabilidades. Vivimos con estrés… ese debería ser nuestro apellido. Es parte de nuestra vida como el sol, la luna y lo que nos rodea.

Es tan difícil apartarse de los efectos que produce el término: ESTRES. La dichosa palabrita trae consigo preocupación, ansiedad y enfermedades. Tiene una capacidad de hacernos tanto daño sino logramos controlarla o al menos reducirla.

Los psicólogos explican que es una parte natural de nuestras vidas porque sirve para alertarnos del peligro. Es una reacción fisiológica de nuestro cuerpo. La respuesta, de los humanos y el resto de animales, ante el estrés es prepararnos para luchar o para huir. Esta reacción instintiva nos hace tomar decisiones o acciones adecuadas a los retos que se nos plantean. Lo que no es natural es que llegue y se instale de forma permanente.

Pero qué hacemos para evitarlo. Pienso que vivir conscientes de lo dañino que es permanecer en ese estado, ayuda. También, tomar acciones concretas para reducirlo considerablemente. ¿Cómo? Les detallo algunas que me han funcionado:

– Reconocer que vivo con demasiado estrés y que me está dañando física y emocionalmente.

– Identificar cuáles son las causas de me generan estrés. Carga laboral, insatisfacción en el trabajo, demasiada atención a lo que piensan y dicen otros acerca de mi vida, problemas económicos, atención a los chismes, hacer lo que otros quieren y no lo que yo en realidad deseo, vivir en dualidad, entre un sin fin de razones.

– Tomar una decisión consciente para cambiar, reducir o distanciarme de aquellas situaciones o personas que me producen estrés.

– Buscar espacios en soledad y sobre todo en conexión con la naturaleza para relajarme, respirar, estirarme y eliminar tensión. Para mí no ha habido cosa más sanadora, económica y liberadora que estar en contacto con ella.

Empezando el 2013 y deseando ser más feliz, vivir más tranquila y disfrutar más de las cosas sencillas que la vida me regala, me llevaron a pensar un poco en ese acompañante, el estrés.

Suerte y Feliz inicio de Año!