Guía de recursos para la autogestión

NADINA RIVAS

NADINA RIVAS

Vamos a acompañarnos


No sabemos hasta dónde llegaremos con el Coronavirus, así es que vamos a buscar formas para acompañarnos y ayudarnos. Quiero compartirte algunos recursos para cuando sientas que necesitas gestionarte mejor, pasar tiempo a solas contigo y centrarte.

Vamos a respirar conscientemente, caminar, estirar el cuerpo, escuchar al cuerpo, ordenar de adentro hacia afuera o de afuera hacia adentro, limpiar, escribir y sobre todo aprender a soltar y a perdonarnos porque nos equivocaremos en este proceso, pero de eso también aprenderemos.

Artículos sobre la gestión de las emociones

Las emociones controlan la mayor parte de nuestras decisiones y estados y en esta crisis es fácil descontrolarse debido al estrés, el encierro o la desocupación. Es importante establecer rutinas saludables sin que nos llenemos de actividades, pero tener una agenda mínima para conectarte contigo, aprender a estar sola y disfrutarlo, un espacio en el que puedas centrarte, distanciarte de otros, de las preocupaciones, de la incertidumbre y tomar decisiones o simplemente estar y respirar para calmarte. A continuación te dejo lecturas con recomendaciones y actividades para que decidas qué te resuena y qué puedes empezar a hacer por ti y por tu bienestar.

A continuación vínculos acerca del manejo de las emociones.

Libertad emocional es la capacidad de dar y recibir amor y responder a las situaciones complejas de la vida desde un espacio de equilibrio y empatía; así como aprender a gestionar las emociones difíciles de experimentar.

La efectividad de la comunicación está directamente relacionada con la capacidad de un individuo para comunicarse íntimamente consigo mismo, para reconocerse, aprovechar sus fortalezas y, sobre todo, gestionar su mundo emocional. Así como, entender que es un sistema natural de comunicaciones, en donde cada una de sus partes tiene un rol fundamental en la efectividad que alcanza en su vida.

Necesitamos cambiar paradigmas, aprovechar la información para fortalecernos, desarrollar y amplificar nuestra voz y liderazgo, para ser más innovadoras y disruptivas; y por lo tanto desarrollar un mundo más humano que incluya todo lo valioso que las mujeres y lo femenino tenemos que aportar.

Los saboteadores se presentan en forma de “diálogos internos” autogenerados que nos hacen juzgarnos a nosotros y a los demás de formas rígidas e inflexibles, o que nos llevan a buscar el control y el perfeccionismo, a complacer constantemente y sin capacidad de establecer límites a otros, a hiperracionalizar lo que nos sucede, a buscar logros de forma excesiva y a la hiperresponsabilidad.

La personalidad o lo que creemos que somos es una construcción con varias columnas: el entorno social y cultural en el que nacemos, el ejemplo que nos ofrecen nuestros padres o cuidadores, y los valores de una determinada época, entre otros. Así establecemos nuestras creencias y principios, esas ideas a las que les decimos que sí una y mil veces hasta que se graban en nuestra mente como verdades y se convierten en parte de nuestra personalidad.

Revisar la que creemos es nuestra personalidad requiere de un trabajo interior profundo y salirse de la zona de confort hacia la zona de aprendizaje, pero evitamos la incomodidad de esta travesía, aunque del otro lado se encuentre nuestro potencial de autorrealización.

Auto reflexión y escritura

La gestión personal inicia contigo. Eres la primera y única persona a la que puedes controlar. A continuación encontrarás vínculos para conectarte contigo y reflexionar sobre tus pensamientos, emociones, acciones y relaciones. El cerebro ama las preguntas y entre más profundas sean los cuestionamientos que le plantees mejor será la calidad de sus respuestas. Tu mente es una parte muy importante, pero solo te dará información, creatividad, respuestas profundas y sabias si cuidas lo que pones en ellas, si aprendes a dirigirla.

A continuación vínculos acerca de la auto reflexión.

A nuestro cerebro le encantan las preguntas. No se resiste a responder cuando se las haces. Así es que aprovecha y relájate un momento. Te aseguro que te darás cuenta de cosas muy relevantes sobre ti misma.

Escribir me ha permitido cuestionar lo que pienso así como los prejuicios que he cultivado en relación con los demás, el trabajo, la vida, el dinero, entre un sin fin de marcos mentales o creencias con las que funciono en la vida práctica. Considero que esta es una actividad fundamental para conectar y convertirme en la adulta responsable capaz de auto gestionarme y de diseñar mi existencia sin esperar que otros lo hagan por mí.

Los estudios sugieren que puedes acceder a tu ser más profundo dedicando tiempo a la auto reflexión y escribiendo acerca de quién eres realmente. “La llave más importante para establecer auto afirmaciones efectivas es que estas se basen en la verdad”. Tu auténtico y mejor “yo” o ser… surge de la identificación de tus valores centrales, rasgos y fortalezas, y también reconociendo que puedes expresarlos libremente a través de tus acciones e interacciones”, señala Amy Cuddy en su libro “Presencia

Escribir me facilita reducir el estrés.  Y, sobre todo, me ha permitido sacar de mi sistema temores, ideas, planes, y observar con detenimiento, desde la distancia que ofrece el papel, cualquier tema que deseo evaluar.

Límites


Los límites son vitales en la vida de cualquier individuo. Límites a nuestras relaciones más cercanas y de cualquier tipo, límites a nosotras mismas para saber cuándo parar, cuándo expresar un NO claro y alto. Expresar nuestros límites es difícil, sobre todo porque muchas veces ni siquiera sabemos qué son ni cuáles son. En este tiempo y siempre es importante reconocerlos y expresarlos con claridad aunque resulte incómodo.

A continuación vínculos sobre los límites.

Cuando te ignoras a ti misma para anteponer las necesidades de otros te frustras y sueles descargar ese sentimiento de formas inefectivas contigo y con los demás

La clave de las relaciones son las conversaciones en las que podemos expresar lo que pensamos y sentimos acerca de una situación determinada. Sin embargo muy poco nos atrevemos a sostenerlas porque nos hemos auto persuadido que al otro no le interesa hablar, o simplemente porque imaginamos infinidad de escenarios que nos confirman que expresar nuestra verdad no es posible.

Soy una promotora del conflicto. Estoy convencida de que es una forma real y honesta de ponerle luz a situaciones, relaciones, o proyectos que necesitan actualizarse y sanarse. Creo también que los humanos hemos avanzado en ciencia, economía, matemáticas, física, pero seguimos siendo unos analfabetas emocionales, que hemos creído ese discurso dominante de que el estado óptimo y natural del humano es estar “siempre” feliz. Peor aún, que bajo la influencia de las redes sociales, todos deben ser testigos de ese estado de felicidad permanente. Nada más alejado de la realidad.

Los límites personales son una especie de barrera imaginaria que nos ponemos a nosotros mismos y a otros para proteger y dividir ciertos aspectos de nuestra vida. Por ejemplo un límite en la familia sería el espacio que le solicitamos a los demás miembros cuando deseamos estar solos. En el trabajo, sería solicitar que se respete el horario establecido y evitar asignaciones fuera de las horas habituales o hacerlo únicamente para casos de emergencia. Los límites nos permiten ejercer nuestro poder personal.

Manejo del tiempo


Manejo del tiempo

Hoy más que nunca se vuelve relevante manejar tu tiempo. Con la reducción de actividades, de circulación y con la cuarentena, es vital que busques espacios para ocuparte en lugar de preocuparte. Los humanos solemos huir de la incomodidad que muchas emociones y situaciones de la vida personal, familiar y profesional nos pone en el camino. Huimos para no tomar decisiones y lo hacemos con consumo de todo tipo: cosas, televisión, noticias, otras relaciones, alcohol, comida, conversaciones superficiales y un largo etcétera. Esta cuarentena nos obligará a confrontarnos, a ver a fondo lo que no hemos querido ver. Y por eso se vuelve importante que ocupes tu tiempo de la mejor manera posible.

A continuación vínculos sobre manejo del tiempo.

Soy consciente de que aún debo sanar a la “people pleaser” (complaciente con la gente) en mí, que cree que lo que otros piden se vuelve más importante que lo que tengo que hacer para mí. Con este entendimiento, dejo de ponerme a la cola de mi tiempo, empiezo a darle el valor y la dedicación a eso que tanto disfruto hacer, que además agrega valor a mis servicios como life coach y comunicadora y que son claves para el desarrollo y expansión de mi negocio.

Los humanos nos hemos desconectado de ese estar “dentro” del tiempo, y nos hemos casado con la idea de que este nunca se detiene; perdiendo energía valiosa en una lucha incesante para que la vida se mantenga en línea recta y sin desviaciones.

Comunicación Efectiva


Somos un Sistema Natural de Comunicaciones y entender los componentes de ese sistema nos permite navegar con mayor efectividad los desafíos de la vida. Vamos a comprender cómo operamos.

A continuación vínculos sobre nuestro Sistema Natural de Comunicaciones.

Poseemos 3 centros de procesamiento críticos – el cerebro, el corazón y el estómago- que están íntimamente relacionados a través de conexiones nerviosas y señales hormonales que se influyen y comunican constantemente entre ellos, la mayoría de las veces sin que seamos plenamente conscientes. Y es precisamente en esta interconexión del sistema mente-cuerpo-emociones donde se bloquea o desbloquea la comunicación.

El estómago ha sido denominado el “segundo cerebro” porque posee su propio sistema nervioso con más de 100 millones de células nerviosas, además en él se encuentra la mayoría de células que componen al sistema imunológico; también se produce la mayor cantidad de serotonina, una molécula que juega un rol crucial en la comunicación entre el estómago y el cerebro; así como en funciones vitales como el sueño, el apetito, la sensibilidad al dolor, el estado anímico y la sensación de bienestar.

Afortunadamente, llegamos a una época en la que se respetan y valoran las diferencias. Finalmente, se ha comprendido que es en el pensamiento diverso, en la expresión particular donde converge la riqueza del ser humano, y, a partir de esas diferencias, cada sujeto vive más realizado, y es más efectivo consigo mismo y con su entorno.

Comunicarse es conversar. Cuando lo hacemos conscientemente conseguimos reducir el estrés, el propio y el de nuestro interlocutor, porque enviamos señales al sistema nervioso de que en ese momento todo fluye.

Cuando conversamos conscientemente y con intención podemos traer al centro los temores y las ansiedades, las preocupaciones y el dolor conectándonos completamente con el otro y, sin darnos cuenta, estamos sanando en el proceso.