Justificar al violentador es vergonzoso

Del caso del diputado Samayoa, no hay mucho más que decir, todo o casi todo fue reportado por los medios y a través de las redes sociales. Lamentablemente existe un segmento de la sociedad que está tratando de justificar el vergonzoso acto de violencia cometido por este señor.

Preocupa que existan hombres y principalmente mujeres que intenten descalificar a la víctima colocándola como la responsable y casi afirmando que se merece lo que le hizo el diputado.

Sobre este punto, sólo puedo decir que nada justifica el acto violento. El diputado actuó mal, tanto así que las fracciones de ARENA y el FMLN se pronunciaron a favor de quitar el fuero para que enfrente la justicia. Samayoa podría recibir de uno a tres años de carcel.

Mucho dañamos a esta violentada sociedad si los ciudadanos no asumimos al menos una posición de indignación y tomamos conciencia de la grave situación de violencia en El Salvador. Abusos emocionales, físicos y sexuales en niños, niñas, mujeres y hombres mantienen enferma a esta sociedad. Y si no estamos atentos de lo crítico del fenómeno, difícilmente podremos salir de este círculo vicioso.

Los casos de violencia intrafamiliar están a la orden del día. Sólo en el primer trimestre de 2012 la PNC reportó 448 denuncias, siendo San Salvador el departamento en donde mayor registro de denuncias hubo.

Imagen de: ORMUSA observatorio de violencia

Por su parte Unicef (Oficina regional para América Latina y el Caribe) reportó, según cifras oficiales, que “entre el año 2008 y 2010 se registró un total de 12,000 agresiones sexuales en el país y de este número 8,760 casos – casi 73% del total – fueron cometidos contras niñas, niños y adolescentes entre cero a 19 años de edad”.

Ante tan cruda realidad, la organización hizo un llamado urgente: “Es momento para que la sociedad salvadoreña reaccione y haga conciencia sobre la gravedad de este flagelo, pronunciándose porque se tomen acciones legales contra los victimarios, pues seguir en silencio y en una fase de indiferencia es aceptar e invisibilizar este azote en contra de la niñez y adolescencia salvadoreña”.

Respetar la dignidad de cualquier individuo, sin distinción de su origen o de sus creencias religiosas o políticas, es vital para esta sociedad; y mientras sigamos justificando la violencia y desvirtuando a las víctimas, no encontraremos ninguna salida a este problema y por el contrario seguiremos reforzando el modelo machista y de abuso que tanto daños nos ha causado.

One thought on “Justificar al violentador es vergonzoso”

Deja una respuesta