Por ser niña…

Imagen: iStock Photo
Imagen: iStock Photo

Hoy se conmemora el día de la niña. La organización Plan de El Salvador, está promoviendo una campaña para sensibilizar sobre la importancia de la educación. Se reconoce que al educar a una niña se puede hacer una gran diferencia en su vida, pero también en la de su comunidad y de paso transformar una generación.

Viviendo en El Salvador y conociendo de cerca la cultura machista, que aún nos define como sociedad, me parece relevante este esfuerzo por sensibilizarnos acerca de los problemas, pero también de las soluciones en las que podemos participar.

Tuve la oportunidad de facilitar un taller para niñas rescatadas de redes de trata de personas. Me encontré con caritas llenas de energía, con ganas de salir adelante, pero con un futuro incierto. Porque a pesar de estar en tratamiento psicológico, de tener capacitaciones para aprender oficios, ellas debían enfrentar dos grandes desafíos. Uno, volver a sus lugares de origen, a esos espacios desde donde fueron entregadas al horror de la trata de personas; y dos, generarse alguna actividad económica, que les permitiera independencia para poder resistir las presiones de su entorno.

El Salvador es un lugar hostil. Niñas y niños enfrentan peligros inimaginables todos los días y de personas que están supuestas a protegerlos, amarlos, educarlos, y asegurarles una infancia feliz y un desarrollo de acuerdo a su condición de niños. Sin embargo, son esclavizados, vendidos y utilizados como objeto sexual, a merced de grandes aberraciones que los marcarán de por vida.

Es triste nuestra realidad. Y las respuestas a la violencia extrema que vivimos se encuentran, precisamente, en la forma en cómo tratamos a esos seres pequeños e inocentes. Ojalá todos comprendamos, hoy, un poquito más la importancia de educar con amor y proteger a nuestras niñas y niños.

3 thoughts on “Por ser niña…”

  1. Hola Nadina, en los países centroamericanos donde es la mismísima historia cultural se me hace muy difícil que se entienda lo que estas planteando sobre el futuro de la niñez, digo niñas y niños, mi esposa y yo asistimos a una casa de niñas violadas, ultrajadas y maltratadas física y sicológica y es patético verlas en un estado sin sentido de vida, los entes de gobierno encargados de este flagrante problema hacen caso omiso, las leyes para ejercer penalidades a las personas que cometen delitos ayí estan, solo falta aplicarlas.

    1. Es difícil esa realidad casi invisible en El Salvador. Trabajé con un grupo de mujeres de la FGR y me parecieron muy comprometidas en modificar esa actitud de desinterés en las autoridades. Es terrible lo que nos pasa como sociedad, nos está carcomiendo desde lo más profundo y mientras no lo veamos, nos seguirá devorando hasta no dejarnos nada. Por eso es importante verlo, conocerlo, sentirlo de cerca mi estimado.

Deja una respuesta