El Principio Femenino

El Principio Femenino

El Principio Femenino en su forma equilibrada nutre. Alimenta la consciencia de la comunidad. Una comunidad que reconoce a sus miembros solo por el hecho de existir y cuida de cada uno de ellos en sus diferentes etapas.

Durante milenios las mujeres hemos sido controladas de diversas formas, a través del dinero o de nuestros cuerpos. A cambio, nosotras hemos expresado nuestra frustración y enojo con la manipulación emocional. Estoy convencida que hombres y mujeres hemos fundado familias, comunidades y sociedades desde el desequilibrio de los aspectos masculino y femenino. Unos dominando activamente y otros pasivamente, en un juego tóxico en el que nos hemos hecho mucho daño.

Las mujeres hemos ganado espacio en un mundo diseñado por hombres. Pero hemos perdido al tratar de ajustarnos a un modelo desequilibrado de lo masculino, que expresa su poder de formas autoritarias, llenas de ego, en donde solo importa ganar, sin medir las consecuencias.

Armonizar lo femenino

Requerimos balancear ese poder desmedido y esto solo lo puede hacer un Principio Femenino armonizado. Para ello es necesario asumir que este Principio es integrador y se expresa mejor en espacios donde todos caben; además es potente en su vulnerabilidad y suavidad. Debemos comprender que este poder siempre ha estado ahí expresándose a través de las emociones, que lamentablemente han sido ignoradas y han operado descontroladas contribuyendo a la toxicidad en nuestras relaciones.

El Principio Femenino en su forma equilibrada nutre. Alimenta la consciencia de la comunidad. Una comunidad que se respeta, reconoce a sus miembros solo por el hecho de existir y cuida de cada uno de ellos en sus diferentes etapas. El pequeño es alimentado, amado, protegido y celebrado, porque representa la continuidad y el futuro. El adulto es acompañado por esta faceta femenina para que viva sus propios sueños, y desde esa plenitud contribuya a la vida creativa y generadora de su familia y de su espacio. Ese Principio también corrige y advierte las consecuencias de acciones desalineadas con la tribu o que van en contra del bienestar colectivo.

El Principio Femenino escucha y es compasivo. Es abierto y comprensivo. Es creativo y generador. El Principio Femenino se auto cuida y se sana primero para ayudar a otros después.

Auto cuido, estabilidad y regeneración

Se estabiliza constantemente, se reconoce en cada momento. Es auto observador. Se confronta con valentía y amor. Busca a la naturaleza para regenerarse. Escucha la voz del silencio. Observa. Tiene la capacidad de reconocer sus propios ciclos y los ciclos de la vida. Sabe cuándo es tiempo de cerrar uno y abrir otro. Su rol es gestar y originar. Está lleno de procesos y comprensiones. Todo tiene sentido para el Principio Femenino. Todo puede ser comprendido, sanado y regenerado desde ese lugar.

Ignorarlo, no honrarlo, abandonarlo y abusarlo son las causas de su desequilibrio y dolor. Desde ese lugar se vuelve posesivo, agresivo, controlador, y actúa con rabia porque está herido. Puede esconderse para protegerse o mostrarse manipulador; e incluso violento y devolver el dolor con abuso; perturbando las emociones, las propias y las de aquellos que lo rodean.

El Principio Femenino está lleno de procesos y comprensiones. Todo tiene sentido. Todo puede ser comprendido, sanado y regenerado desde ese lugar.

Las mujeres somos fuertes. Emocionalmente fuertes. Con una enorme capacidad de empatía y resiliencia. Con un corazón capaz de proteger al desvalido. Y por ello somos las llamadas a sanar al mundo. Pero requerimos sanar al Principio Femenino primero. Nos urge equilibrarlo, honrarlo y abrazarlo; para mostrarlo con valentía y orgullo en los espacios que habitamos. Y además para defender y proteger a quienes siguen siendo víctimas y requieren hacer el recorrido hacia la sanidad mental y emocional que la violencia y el abuso le roban al ser.

Este es el poder del Principio Femenino. Este es el Poder de una mujer: Sanar al mundo. Dar vida al mundo. Un nuevo mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en la Revista 7Sentido de La Prensa Gráfica y puede leerse aquí

 

Si deseas compartir tus opiniones acerca del Principio Femenino

puedes completar el sondeo que encontrarás en este vínculo

Deja un comentario