Claves para gestionar la confianza con tus relaciones

Claves para gestionar la confianza con tus relaciones

Intercambié correos con algunas de ustedes acerca del artículo ¿confías o desconfías? (puedes leerlo aquí) y me comprometí a escribir otro sobre mi experiencia con la confianza y cómo la gestiono con mis principales relaciones.

Confiar significa dejar ir el control. Soltar el resultado. Tener claridad y aceptación de lo que me corresponde a mí gestionar y lo que es responsabilidad del otro y acerca de lo cual no tengo ningún control.

La confianza es una idea que reside en tu mente. Y quiero preguntarte lo siguiente:

¿Puedes definir qué significa confianza para ti? ¿Cómo experimentas la confianza en tu cuerpo? ¿En dónde la sientes cuando confías?

Yo la experimento en el pecho. Cuando confío estoy tranquila y en paz.

Confiar significa dejar ir el control. Soltar el resultado. Y tener claridad y aceptación de lo que me corresponde a mí gestionar y lo que es responsabilidad del otro. 

La imagen que define la confianza para mi es ese juego en el que me lanzo de una mesa o una escalera y abajo me esperan un grupo de amigos con sus brazos entrecruzados para cacharme. Me lanzo de espaldas y aunque no puedo verlos sé que están abajo listos para recibirme. Al caer se siente maravilloso.

Sin duda que la confianza también es acción de doble vía en una relación. La confianza la entregamos o no. Y muchos estarán de acuerdo conmigo en que esta es una idea, no algo tangible, solo se siente.

Pensamientos y emociones

Nuestros pensamientos inciden en nuestras emociones y estas se expresan a través de nuestros cuerpos. Piensa por un momento cómo te sientes y en qué parte de tu cuerpo experimentas cuando confías y también imagina e identifica la sensación de desconfianza.

Confiar es experimentar expansión, paz, tranquilidad. Desconfiar es cerrarse, oprimirse y dudar.

Te comparto 5 aspectos que utilizo para gestionar la confianza en mis relaciones más importantes. Con estos elementos he aprendido a confiar y a soltar ideas que provocan desconfianza. Te advierto que es un proceso que requiere que estés consciente de lo que piensas y sientes y que además observes, de la manera más objetiva posible, los comportamientos de la otra persona con la que buscas generar mayor confianza:

  1. Reconozco y cuido lo que pienso acerca de mi misma. Procuro estar consciente de mi valor como persona. Sé que si me acepto y amo tal como soy los demás también lo harán. Y si no lo hacen, ese será un indicador para reflexionar acerca de la calidad de la relación y si deseo mantenerla o no en mi vida.
  2. Acepto que no me corresponde controlar las reacciones y comportamientos de los demás y que, en una relación del tipo que sea, la responsabilidad por la calidad de esta es compartida. No puedo hacerme responsable por lo que piensa, siente y hace el otro. Solo por lo que yo ofrezco a la relación. Además, me aseguro de que el otro esté de acuerdo conmigo en ese intercambio. Si el otro no desea revisar conmigo esos acuerdos de la relación esa es una señal de que quizás estoy con la persona errónea. Independientemente sea una relación de pareja o laboral, considero que las reglas del juego deben estar sobre la mesa y deben ser revisadas y discutidas regularmente para permanecer en la misma página.
  3. Admito que tengo un porcentaje de responsabilidad en la calidad de relación que tengo. Observo atentamente la calidad de lo que me digo a mi misma y cuando surgen pensamientos de dudas acerca de mi valor o celos o deberes auto impuestos con mi pareja, clientes, amigos o relaciones de negocios, los gestiono identificando qué me corresponde a mí y qué le corresponde al otro. Independientemente de lo que el otro entregue a la relación yo he decidido, por mí y para mí, ser íntegra en todas mis relaciones. Es una decisión de profundo amor propio y auto respeto.
  4. Escribo para estar clara de lo que circula en mi mente. Somos creadores de significados (puedes leer sobre esto aquí) y además somos creadores de historias. Nuestra mente fabrica e inventa información para llenar huecos. Auto observarme es una actividad que me ofrece claridad y escribir para sacar de mi cabeza las ideas incesantes me ha permitido tomar decisiones de forma más relajada y objetiva.
  5. Busco ayuda. Cuando observo que estoy entrando en un ciclo interminable de dudas o de auto sabotaje y no logro salir, busco ayuda de expertos. Yo trabajo como coach y tengo herramientas para auto gestionarme, pero sé que también poseo puntos ciegos que son difíciles de reconocer por mí misma y para ello busco ayuda profesional. Creo mucho en la terapia psicológica y conozco a dos psicólogas maravillosas que me ayudaron a superar traumas del pasado y también acudo a otros coaches para me acompañen a clarificar temas del presente y sobre mi proyección futura.

 

¿Qué otras actividades realizas para manejar tus relaciones?

¿Cómo cultivas la confianza en ti primero y luego en los demás?

¿De qué formas chequeas tus relaciones más relevantes? ¿conversas? ¿dejas que la relación evolucione a su ritmo?

 

 

Deja un comentario