La vida en un papel

La vida en un papel

¿Podrías señalar cuáles son las actividades que conscientemente realizas para obtener bienestar? Yo escribo diariamente. Lo hago para alinearme con mis ciclos personales, para planificar mis días y mis talleres, para establecer prioridades y organizar mi año. Lo hago en papeles de todo tipo, cuadernos, cartapacios, páginas de colores, diarios. Mi vida se manifiesta a través de lo que escribo en un papel.

Escribir me facilita reducir el estrés.  Y, sobre todo, me ha permitido sacar de mi sistema temores, ideas, planes, y observar con detenimiento, desde la distancia que ofrece el papel, cualquier tema que deseo evaluar

Recuerdo hace algunos años que fui de vacaciones a Ataco dos días antes de mi cumpleaños; mi hermana, mi sobrino, mi mamá y mi esposo se unirían para celebrar esa fecha conmigo. La mañana de mi cumpleaños me había levantado temprano con la intención de disfrutar del silencio que reina en el pueblo cuando aún no llegan los turistas del fin de semana, y había encontrado un pequeño restaurante frente al parque para tomarme un café y desayunar. Llevaba conmigo un cuaderno, un libro y varios lapiceros de colores.

La mente en descontrol

Mientras esperaba un café recibí en mi teléfono el mensaje de una amiga en el que me decía que había amanecido pensando en mí y que si algo me sucedía que no dudara en llamarla. Ese inocente mensaje fue suficiente para dispararme una serie de pensamientos desastrosos. Mi cuerpo empezó a sacudirse con ideas acerca de la posibilidad de un accidente en la carretera. Empecé a cuestionarme el porqué se me había ocurrido celebrar tan lejos y a reprocharme el hecho de que por mi idea una parte de mi familia se movilizaría hasta ese pueblo.

Entré en un estado de preocupación profundo que borró por completo de mi percepción el fuerte sonido del agua cayendo sobre el piso de la fuente del parque de Ataco. De repente la que iba a ser una mañana tranquila se tornó en un momento de oscuridad interminable. No sabía qué hacer, entré en pánico y mi mente se aceleraba con pensamientos sobre cómo evitar que mi familia viajara a encontrarme.

La escritura me ha acompañado en el proceso de observar mi vida y mis decisiones.

En ese estado de desesperación en el que mi mente se había hundido, tuve un chispazo que me hizo darme cuenta de que debía hacer algo para cortar la espiral de pensamientos que amenazaba con salirse de control. Decidí entonces vaciar en mi cuaderno la preocupación que me agobiaba en ese momento.

Escribir y vaciar la mente

No recuerdo durante cuánto tiempo escribí, pero en mi memoria quedó grabado el momento preciso en el que sentí como si un velo se movía de mi cabeza y mis sentidos empezaron a normalizarse. La preocupación había desaparecido entre la tinta y el cuaderno, percibí una suave brisa, luego la luz de la mañana y el cielo azul. Y, finalmente, empecé a escuchar el sonido del agua de la fuente que, lentamente, alcanzó su volumen habitual.

Ese día todo salió como previsto. Celebramos con las luces de la noche en ese pueblo hermoso.

En esa y en múltiples ocasiones, la escritura me ha ayudado a darle perspectiva a situaciones y relaciones. A través de los años escribir se ha vuelto un hábito que me ofrece auto reflexión y auto observación, además de contribuir a reducir mi estrés.  Y, sobre todo, me ha permitido sacar de mi sistema temores, ideas, planes, y observar con detenimiento, desde la distancia que ofrece el papel, cualquier tema que deseo evaluar. La escritura me ha acompañado en el proceso de observar mi vida y mis decisiones.

La pausa diaria

Vivimos de prisa, creyendo que el tiempo no nos alcanza, que entre más ocupados estamos más importantes somos. Y así se nos pasa la vida, sin ejercer nuestra capacidad de reflexión, de detenernos y evaluar las rutas que hemos tomado, las decisiones, las relaciones; asumiendo que lo que hacemos es lo único posible por hacer. La escritura me ofrece bienestar y es para mí la pausa diaria y necesaria para tomar el control de mi vida.

Si te interesa profundizar en tu escritura como una forma de autoconocimiento y auto liderazgo hemos organizado para ti el taller «Historias para el cambio», puedes pedir más información a taller@mihistoria.soy 

 

Este artículo fue publicado originalmente en la revisa 7Sentido de La Prensa Gráfica y puede leerse aquí

Deja un comentario